Tema

diego cevallos

Oposición ilegítima

Las elecciones de Ecuador del 2013 serán una partida desigual e injusta. La cancha está rayada para que triunfe Rafael Correa. Es baja la incertidumbre sobre el resultado. Se usa y seguirá usando sin recato el poder y el dinero entregado por los ciudadanos para apabullar a los contrarios, para reducirlos a la categoría de oposición ilegítima.

Asesinos

Imposible comprimir en una celda estadística el asesinato de Juan Antonio y de tantos otros que ya son miles. La violencia es de todos.

Chavismo oscuro y nervioso

Entre los partidarios y beneficiarios del chavismo hay tristeza, pero sobre todo miedo por la salud de Hugo Chávez. La opacidad informativa venezolana, propia de regímenes para los que la transparencia y rendición de cuentas son un estorbo, no permite tener certeza sobre la salud del mandatario. Pero todo indica que se acerca el fin de una época.

Algunas razones del correísmo

Los rasgos autoritarios del Presidente son necesarios en este momento histórico, su forma de enfrentarse a los poderes fácticos es la única vía para avanzar, él es un “no político”, él tuvo valor para enfrentar partidocracia. Los ecuatorianos requieren este tipo de liderazgo. Usted habrá escuchado estos argumentos más de una vez entre quienes simpatizan con el Gobierno e incluso entre quienes tienen reparos, pero lo apoyan. ¿Qué está detrás? ¿Qué futuro se construye así?

La sonrisa de Correa

Habría quizás que recurrir a psicólogos para desentrañar el significado de esa sonrisa recurrente que muestra el presidente Correa cuando habla en público. No siempre es por algo gracioso. Seguro, si usted observa con cuidado, confirmará este comportamiento. Sonríe mientras celebra la derrota de un diario o de un periodista, también cuando responde acusaciones, argumenta o simplemente relata algún hecho nada chistoso. Cuando reclama o insulta, también sonríe.

Nuestro buen amigo

Altiva, soberana y revolucionaria son adjetivos que se atribuye la diplomacia ecuatoriana. Ojalá esto fuera realidad al momento de relacionarse con gobiernos como el de Irán. Altiva sería si se pronunciara contra las ejecuciones en la ahorca y la lapidación de mujeres, soberana si condenara –a contracorriente de los amigos bolivarianos- la censura a Internet y el encarcelamiento de opositores y revolucionaria si rechazara el sometimiento del poder civil al religioso y la negación de derechos a las mujeres.

Suplementos digitales