Gobierno instalará seis mesas técnicas con la Fenoci…
Campaña para concientizar la importancia de mantener…
Provisión de combustible se normaliza para el sur de…
Controles a las ventas ambulantes continuaron este d…
Los talleres artesanales de Ecuador enfrentan dificu…
Cinco consejos para organizar sus finanzas para el f…
Una cadena de solidaridad contra el hambre empieza e…
Productores bananeros solicitan establecer precio de…

Especialistas aclaran mitos y dudas sobre la vacunación contra covid-19

Grupos de personas de 51 años y de empresas se vacunaron ayer en el coliseo de la Universidad Central del Ecuador. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La información falsa, los rumores y los mitos sobre las vacunas contra covid-19 se han convertido en una “amenaza” para la aceptación de las fórmulas en la ciudadanía y ha generado desconfianza en los programas de inmunización de otras patologías.

Lo reconoce la Organización Panamericana de la Salud (OMS), que ha identificado al menos 10 mitos y dudas que se han generado en la población.

Entre ellos están la poca seguridad o falta de pruebas, la activación de la enfermedad en las personas inoculadas y el debilitamiento del sistema inmunológico. También hay rumores catalogados como extremos, como la implantación de microchips y la infertilidad. Ninguno de los mencionados tiene un aval científico, por lo que han sido descartados.

El Ministerio de Salud Pública de Ecuador también tiene varios documentos informativos. En ‘Planificación para la Vacunación’ se explica que, por ejemplo, la dosis no activa la enfermedad sino que puede generar los llamados eventos supuestamente atribuibles a la inmunización (Esavi). La mayoría es leve, como dolores de cabeza y musculares. Estos son analizados por la Dirección Nacional de Vigilancia Epidemiológica, el Instituto para la Salud Pública (Inspi), entro otros.

Para Fabricio González, médico y catedrático de la Universidad Central, desde el inicio de la pandemia se han generado mitos y rumores; ahora se está viviendo lo mismo con la inmunización. Esto responde a una falta de entendimiento sobre lo que es esta patología y, a su vez, cómo funcionan las fórmulas.

Por eso -recomienda- es necesario que las personas acudan a las páginas de los organismos autorizados, para obtener información verificada y comprobada. Además, las autoridades deben fortalecer sus planes de comunicación para, por ejemplo, concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la aplicación.

A continuación, tres especialistas explican temas relacionados con la vacuna.

La vacuna reduce síntomas severos

Su función actual es prevenir los síntomas graves de la enfermedad covid-19. Incluso, ayuda a no desarrollar una condición severa, en la que se requiera ingresar a terapia intensiva; también evita la muerte. Dijo Jhommara Bautista, experta en Biomedicina.

Ella detalló que las fórmulas desarrolladas en el mundo aún no detienen la infección por SARS-CoV-2. Por eso, se conocen casos de personas inmunizadas que se han contagiado. “Probablemente esos ciudadanos no tendrán síntomas fuertes, como dificultades respiratorias, y superarán con éxito la patología”.

Sin embargo -alertó- los inoculados deben tener cuidado, ya que no presentarán malestar y seguirán con sus actividades sin problemas, pero pueden contagiar a otros. Por eso deben mantener las medidas de bioseguridad, como lavado de manos, uso de mascarilla y distanciamiento.

La dosis no activa la enfermedad

Las vacunas anticovid-19 no contienen el virus que causa la enfermedad. Esto significa que no pueden hacer que la persona se enferme. Dicen los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Las dosis le enseñan al sistema inmunitario a reconocer y combatir al patógeno. Este proceso puede provocar síntomas, como dolor del brazo o del área donde se recibió la inyección, cefalea o molestias en la cabeza, fatiga, mialgia o malestar muscular, sensación de fiebre o temperatura mayor a 38°C, escalofríos, etc., dijo Andrea Gómez, epidemióloga.

Ella indicó que estos síntomas son normales, ya que el organismo está generando la protección necesaria. “Los efectos negativos dependen del organismo de cada persona. La mayoría ha desarrollado efectos negativos leves o que están dentro de los parámetros normales”.

Alcohol eleva la reacción adversa

Antes y después de la vacunación anticovid-19 es necesario que el cuerpo esté en las condiciones óptimas para asimilar la fórmula de mejor manera. Por eso se recomienda mantener una buena alimentación, descansar y evitar el consumo de sustancias como el alcohol, confirmó Andrés López, médico en Bioinformática y Biomedicina.

Él señaló que ingerir este producto puede provocar mayores efectos secundarios. “Si se consume alcohol un día antes o se llega embriagado, el sistema inmunológico no está en su mejor momento. Por lo que podría generarse una reacción negativa, como dolores de cabeza o malestar general. Además, provoca demoras en la producción de anticuerpos”.

Esto -aclaró- no significa que la efectividad de la vacuna baje, sino que podría tardar más de dos semanas en activarse. Luego de ella, debe seguir cuidándose.

Suplementos digitales