Búsqueda

57703 resultados para «guayaquil»

¿Y ahora qué…?

Es indudable el liderazgo y poder de convocatoria que tiene Jaime Nebot en Guayaquil. La marcha y concentración cívica de la semana pasada no puede ser más evidente. Cerca de 200 000 personas acudieron a su llamado. No obstante, me pregunto si la estrategia adoptada por Nebot surtirá el efecto deseado: conseguir más recursos del Gobierno, frenar la expansión del partido de Gobierno en Guayaquil, afianzar su liderazgo nacional con proyecciones para una futura contienda electoral, agitar el avispero y mermar la legitimidad del Presidente de la República. Digo esto porque todos sabemos que lo sucedido la semana pasada en el Puerto Principal no fue solamente una acción cívica por la demanda de mayores recursos. Hay otras cosas que se traen entre manos. No es que yo quiera cuestionar la decisión legítima que tiene Guayaquil para hacerse escuchar, pero creo que, frente a las actuales circunstancias, no es el momento de izar la bandera de una ciudad sino de todo el Ecuador. Permítanme que sea

La lluvia afectó a barrios y cantones

Las intensas lluvias de los últimos dos días dejaron lagunas de agua putrefacta y colchones enlodados en media calle, en la Isla Trinitaria, en el sur de Guayaquil. En el sector, hasta la mañana de ayer no paraba de llover, por lo que los moradores se mantenían en alerta. La casa de caña de Arista Cortez fue trasladada unos cinco metros, para evitar que naufrague en una zanja. Pero aún así sigue en peligro, pues solo unas piedras separan su estructura del agua. José Vicente Morales cuenta que la noche del domingo, se produjo un cortocircuito que dañó varios artefactos eléctricos de su casa. La lluvia ingresó a la casa y cubrió de lodo sus colchones. Morales tiene 30 años viviendo en la Isla Trinitaria. Para él, las inundaciones son una historia que se repite todos los inviernos. Pese a ello, mantiene el temor a que su casa se desplome. “Queremos que el Municipio nos ayude poniendo los tubos para el agua desfogue”, dice Érika Quintero, una de las vecinas. Ahí el agua drena con dificulta

Empleado público

Francisco Velasco Contrariamente a lo que cree el presidente Correa y varios de sus colaboradores, a él no se lo eligió para que sea el emperador ni el rey del Ecuador con poderes absolutos e ilimitados, sino que simplemente se le ‘encargó’ el Poder Ejecutivo del Estado por 4 años. Por lo tanto él es un ‘empleado público’ más, jefe del resto de empleados públicos pero no jefe del resto de ecuatorianos. Ya es hora de que él, todo el oficialismo, y sobre todo, el resto de ciudadanos nos demos cuenta de esto y se acaben los insultos, el abuso de poder, la prepotencia, el separatismo y en general la actitud despótica por parte del Gobierno. NEBOT Y POSORJA Cristóbal Serrano Dueñas Una vez rescatada la función del Puerto Marítimo de Guayaquil, de gallina de los huevos de oro de contrabandistas y de poderosos que lo manejaron siempre, a un puerto de servicio para el bien de la República, aquellos se quedaron desguarnecidos para seguir esquilando al país. ¿Qué hicieron? Pues como saben donde

Ricardo Noir fue presentado como nuevo refuerzo de Barcelona

Redacción Guayaquil El delantero argentino Ricardo Noir fue presentado oficialmente la tarde de este miércoles como nuevo jugador de Barcelona. El jugador, que proviene de Boca Junior, firmó contrato con el club canario por un año sin opción a préstamo. Su vinculación al club le costó a la dirigencia torera USD 100 000. Noir llegó a Guayaquil la tarde de este miércoles pero no tuvo contacto con la prensa debido a que “aún no era jugador del club porque tenía que pasar las pruebas médicas”, explicó Carlos Mazur, presidente de la Comisión de Fútbol. Después de su arribo fue directamente a realizarse los chequeos y a las 17:00 el doctor Bosco Mendoza confirmó que “está acto para debutar inmediatamente”. El joven atacante de 22 años de edad sufrió el año pasado una lesión en el peroné y después una rotura ligamentos. Pero “está totalmente recuperado y puede jugar sin problemas”, reveló Mendoza. La nueva contratación amarilla viajará este jueves a Quito para unirse a los entrenamientos. Ser

Los derrumbes obstaculizaron el paso por tres vías

Una tormenta que cayó durante 15 horas ayer, provocó tres derrumbes en las vías Alóag-Santo Domingo, Calacalí-La Independencia y Santo Domingo-Esmeraldas.La tempestad duró desde las 18:00 del lunes hasta las 09:00 de ayer en las provincias de Santo Domingo de los Tsáchilas; en el sur de Esmeraldas y en el noroccidente de Pichincha, en los cantones Puerto Quito y Pedro Vicente Maldonado.El primer derrumbe fue en el kilómetro 83 de la vía Alóag-Santo Domingo. En este lugar, piedras gigantes y lodo cayeron desde una montaña rocosa hacia la calzada a las 01:00 del martes. Uno de los trabajadores, Eliseo Catarnia, comentó que la tempestad no permitió que los técnicos y trabajadores de la empresa Hidalgo & Hidalgo iniciaran los trabajos en la madrugada. Ellos solo pudieron iniciar las actividades de evacuación del material pétreo a las 06:00 de ayer, con una cargadora Mega 400 y 25 trabajadores. Para evitar complicaciones, la Policía optó por cerrar el tráfico. Esto permitió a la maquinaria

27 muertos se registraron en el feriado de Carnaval

Durante el feriado de Carnaval se registraron 27 personas fallecidas. De ellas, 11 fueron por accidentes de tránsito, cuatro por violencia civil y uno por causas médicas. Además, nueve personas se ahogaron en las playas y ríos y tres hombres murieron por otras causas, como asfixia e intoxicación.Según datos del Cuerpo de Bomberos de Quito, hubo 248 emergencias que fueron atendidas por la unidad.En Manta, 13 personas resultaron heridas. El sábado un autobús de la Coop. Reina del Camino, que cubría la ruta Guayaquil San Vicente, se chocó. La unidad se estrelló contra un autotanque que estaba parqueado en la zona de Cascol en el cantón Jipijapa. El impacto provocó la muerte casi instantánea de María Magdalena Intriago (63) y siete pasajeros resultaron con heridas menores.El domingo, en un accidente de tránsito en la vía Chone-Flavio Alfaro fallecieron cinco personas carbonizadas. Todos pertenecían a la familia Mendoza. Una camioneta Ford 350 chocó frontalmente contra una Nissan de placas

Contraloría. 125 afiches, en un concurso de ética

Universitarios presentaron 125 propuestas de afiches para el Primer Concurso Nacional de Afiches sobre la ética pública, organizado por la Contraloría. Los resultados se darán el viernes. Guayaquil. La vivienda de un policía fue robada La casa de un policía, ubicada en la cooperativa Carlos Magno, mz. 22, fue asaltada. El gendarme señaló que cuando llegó a su vivienda con su esposa, las puertas estaban rotas y se habían llevado joyas, dinero, su uniforme y su credencial de policía, etc.Violencia. Un vigilante fue abaleado Un guardia de seguridad fue abaleado en el sur de Guayaquil. Su cuerpo fue encontrado en una zanja en la vía a la Costa. Según su hermano, la víctima salió a trabajar en el club La Costa, pero nunca llegó a ese sitio.

¿Y ahora qué’?

Es indudable el liderazgo y poder de convocatoria que tiene Jaime Nebot en Guayaquil. La marcha y concentración cívica de la semana pasada no puede ser más evidente. Cerca de 200 000 personas acudieron a su llamado. No obstante, me pregunto si la estrategia adoptada por Nebot surtirá el efecto deseado: conseguir más recursos del Gobierno, frenar la expansión del partido de Gobierno en Guayaquil, afianzar su liderazgo nacional con proyecciones para una futura contienda electoral, agitar el avispero y mermar la legitimidad del Presidente de la República. Digo esto porque todos sabemos que lo sucedido la semana pasada en el Puerto Principal no fue solamente una acción cívica por la demanda de mayores recursos. Hay otras cosas que se traen entre manos. No es que yo quiera cuestionar la decisión legítima que tiene Guayaquil para hacerse escuchar, pero creo que, frente a las actuales circunstancias, no es el momento de izar la bandera de una ciudad sino de todo el Ecuador. Permítanme que sea

¿Quién podrá defendernos?

Cerca del mediodía del miércoles pasado, el anuncio angustiado de un compañero me quitó la concentración y la tranquilidad. “¡Le están agrediendo al Pavel!”, dijo. Siguió la pregunta lógica: “¿Quién, dónde?”. Y vino una respuesta inesperada: “Un policía, en la plaza Foch”. A ver, rebobinemos. ¿Qué sería lo terrible que Pavel Calahorrano, fotoperiodista de EL COMERCIO, estaba haciendo para ganarse una tunda policial? Esperaba en la plaza Foch para retratar a un cineasta que le había citado en la zona. Hasta aquí, lo normal. Durante la espera, vio cómo varias adolescentes salían empapadas y sonrientes de la pileta de la plaza. También vio -y aquí es donde comienza lo terrible- que repentinamente algunas de ellas estaban llorando; preguntó ¿qué les pasó? Le respondieron que un policía les echó gas lacrimógeno. Él empezó a hacerles fotos, hasta que una mano lo agarró del chaleco, por la espalda, y le ordenó dejar de fotografiar. Permítanme hacerles una pregunta: ¿Por qué un policía echa ga

¿Quién podrá defendernos?

Cerca del mediodía del miércoles pasado, el anuncio angustiado de un compañero me quitó la concentración y la tranquilidad. “¡Le están agrediendo al Pavel!”, dijo. Siguió la pregunta lógica: “¿Quién, dónde?”. Y vino una respuesta inesperada: “Un policía, en la plaza Foch”.A ver, rebobinemos. ¿Qué sería lo terrible que Pavel Calahorrano, fotoperiodista de EL COMERCIO, estaba haciendo para ganarse una tunda policial? Esperaba en la plaza Foch para retratar a un cineasta que le había citado en la zona. Hasta aquí, lo normal.Durante la espera, vio cómo varias adolescentes salían empapadas y sonrientes de la pileta de la plaza. También vio -y aquí es donde comienza lo terrible- que repentinamente algunas de ellas estaban llorando; preguntó ¿qué les pasó? Le respondieron que un policía les echó gas lacrimógeno. Él empezó a hacerles fotos, hasta que una mano lo agarró del chaleco, por la espalda, y le ordenó dejar de fotografiar.Permítanme hacerles una pregunta: ¿Por qué un policía echa gas l