Mujer, que paseaba en un bosque de Quito, fue asesinada
Nuevo punto de diagnóstico de covid-19 en San Marcos
Austria activa lotería con vales de más de USD 500 p…
252 hombres acumulan más riqueza que todas las niñas…
Avión con destino a Londres retorna a Miami por pasa…
Obispo español pide perdón por declaraciones sobre h…
Lavrov y Blinken se reúnen para rebajar tensión en t…
Siete parques de Quito ya cuentan con iluminación LED

Felipe Campana brilló en el Global Chef Challenge

Los concursantes debieron preparar 18 platos con ingredientes determinados anteriormente. Entre ellos estaba el chocolate, el camarón y el wasabi. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Los concursantes debieron preparar 18 platos con ingredientes determinados anteriormente. Entre ellos estaba el chocolate, el camarón y el wasabi. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

El chef ecuatoriano, Felipe Campana, participó en la categoría sénior del Global Chef Challenge. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Después de tres horas de competencia, en las que preparó 18 platos, el ecuatoriano Felipe Campana, de 30 años, se llevó los aplausos de las personas que asistieron al Global Chef Challenge, un torneo continental que se realizó en Quito y que contó con la presencia de chefs internacionales.

Campana compitió por el pase a la final del Mundial en la categoría sénior, junto a Christopher Corkum de Canadá y a Eddie Tancredi de Estados Unidos. El ganador, Corkum, irá a Grecia, en el 2016, para representar al continente americano.

Los platos presentados por los tres chefs sedujeron a los jueces internacionales, sin embargo, los de Corkum encantaron por su toque especial,  en el sabor y en la textura.

En caso de que Corkum se ausente de la competencia podrá ir Tancredi y después, Campana. Pese a obtener el tercer lugar, el chef ecuatoriano se sintió satisfecho por el trabajo realizado en un certamen que catalogó como duro y exigente, y para el que se preparó durante tres meses.

Generalmente, contó Campana, esa cantidad de platos (18 en total) se prepara en alrededor de ocho horas, tiempo en el que se incluye la compra de los alimentos. Añadió que en la competencia hay mayor presión, pues los chefs deben cumplir con ciertas normativas. “Cuenta la técnica, hay normas sanitarias. No se pueden repetir los colores ni las texturas. Los jueces son bastante meticulosos”, señaló.

Los concursantes debieron preparar 18 platos con ingredientes determinados anteriormente. Entre ellos estaba el chocolate, el camarón y el wasabi. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

En la competencia continental, Campana y el resto de participantes utilizaron camarón ecuatoriano, salmón, lenguado, wasabi (condimento japonés), ternera, lomo fino, molleja, té y chocolate ecuatoriano. Prepararon la entrada, plato fuerte y postre. En esta última categoría, Campana buscó sorprender a los jueces con una versión más moderna de los higos con queso. “Jugué con las texturas”.

Durante la competencia, Campana contó con el apoyo de su hijo, esposa, madre y, al menos, una decena de estudiantes del Culinary Arts School, instituto donde el chef ecuatoriano dicta clases.

Campana es un reconocido chef ejecutivo certificado. Empezó a cocinar cuando tenía 15 años, por casualidad, según él. Ahora tiene 30, numerosos reconocimientos y experiencias alrededor del mundo. A inicios de mes, viajó a España, donde dijo que la comida ecuatoriana es bien vista.

Suplementos digitales