Simón Espinosa Cordero

Yunda/y Hunda

Hablemos de un caso yundaico: El ingreso fraudulento de Medidas Cautelares en el Complejo Judicial del Norte, Unidad de lo Civil en Iñaquito, el jueves 7 de julio del 21 a las 8 y 41 de la mañana. Dichas Medidas favorecían al señor alcalde Jorge Yunda Machado, médico, músico, radiodifusor. Proféticamente, hace 32 años, había grabado un disco con los temas “Mi destino es como el viento” y “Perdóname”, entre otros. En su grupo tocaba el Bajo eléctrico.

Atribuyeron tal ingreso a la señora Gabriela Beltrán, funcionaria judicial en la Unidad de la Familia en el sector de La Mariscal donde ha trabajado desde hace siete años con el cargo de recepcionista de Documentos. Este cargo demanda estar presente todo el tiempo. Nunca fue asignada a la Unidad de lo Civil del Complejo Norte, de húmedas saudades.

La imputación de ingreso fraudulento a Beltrán conlleva un múltiple delito de robo informático de usuario y contraseña de ingreso al sistema Sajet, usurpación de identidad, forjamiento de documento público, falsificación de firma y rúbrica, la cual ni siquiera corresponde a los rasgos de la supuesta firmante.

El 9 de julio, el Consejo de la Judicatura suspendió a Beltrán de sueldo y trabajo. Beltrán vive en el hogar de su padre Ramiro, en Pomasqui. Casa con un huertecillo de aguacates cremosos de negra corteza, dos limoneros, una guirnalda de uvas. Maestro de Escuela, vicerrector de Colegio, profesor universitario. Cuarenta años de docencia, jubilado, miembro de la Comisión Nacional Anticorrupción. Hoy anda soñando con escribir unos cuadernillos de moral y ética para todos a fin de difundirlos por internet. ¡Ojalá!

Se allanó la casa y la Unidad Tercera de la Familia y pusieron en custodia el celular de Gabriela, el cerebro del computador y el cuaderno de ingreso en ventanilla. El ingeniero Héctor Viñachi, representante de la Unidad de la Familia, donde el trabajo comienza a las ocho de la mañana, certificó que la funcionaria no había abandonado el trabajo el día del ingreso atribuido. Lo confirman los vídeos de las cámaras de seguridad. Qué contraste con los 12 vídeos de la Unidad Civil de Iñaquito que no muestran el ingreso de la causa en cuestión. Con todo, Judicatura ordenó sumario administrativo sin cumplir la norma correspondiente.

Estamos por la inocencia de Gabriela Beltrán, porque todavía no hay sentencia y por la lógica de lo que acabamos de narrar. Confiemos.

Suplementos digitales