Sebastián Mantilla

Tras los votos del centro

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 13
Miércoles 30 de mayo 2018

Los resultados de las elecciones presidenciales del pasado domingo terminaron por confirmar lo que pronosticaban las encuestas. Iván de Duque, del partido Centro Democrático, y, Gustavo Petro, de la coalición izquierdista Colombia Humana, pasaron a la segunda vuelta.

Duque logró el 39,14% de los votos, mientras que Petro obtuvo el 25,08%. Lo que ha sido hasta cierto punto sorprendente es la votación que obtuvo el exgobernador de Antioquia, el centrista Sergio Fajardo: 23,73%. Le faltó el 1,36% para desplazar a Petro y pasar así a la segunda vuelta. De ahí que este apoyo, el cual representa cerca de 4,6 millones de votos, se haya convertido en el centro de disputa para la segunda vuelta electoral.

Por esta razón los esfuerzos de Duque y Petro se están concentrando en las regiones donde Fajardo tuvo un importante apoyo: Zona del Pacífico, eje cafetero (Armenia, Manizales, Pereira), Bogotá y el departamento del Valle.

Y aunque Fajardo ha mencionado que no apoyará a ninguno de los dos candidatos, las organizaciones políticas de la coalición están haciendo consultas. La “Coalición Colombia” de Fajardo está conformada por su partido Compromiso Ciudadano, así como por Polo Democrático Alternativo (de izquierda) y Alianza Verde.

Gustavo Petro militó por varios años en Polo Democrático. Tras su salida, parte de sus dirigentes se han mostrado reacios a apoyarlo en esta segunda vuelta. No obstante, la expectativa se centra en las definiciones que tome el partido Alianza Verde, del cual forma parte Antanas Mockus. Buena parte de ese 23,73% que obtuvo Sergio Fajardo provino de Bogotá (1,2 millones de votos) y del apoyo del partido de Mockus.

Si eventualmente los finalistas llegan a un acuerdo con los partidos de los candidatos que obtuvieron el tercero (Fajardo) y cuarto puesto (Germán Vargas Lleras, 7,28%), no sé hasta qué punto esos votos sean endosables. En el caso de Vargas Lleras podría ser, ya que es un candidato de derecha y hay más coincidencias con Duque.

No obstante, el acuerdo de paz promovido por el presidente Juan Manuel Santos tiene dividida a Colombia. Tiene un peso importante en términos políticos. Por ello, más allá de las afinidades y niveles de apoyo que han logrado los diferentes candidatos en la primera vuelta, el proceso de paz va a ser definitorio. También la lucha contra la corrupción, uno de los ejes de campaña de Fajardo.

Eventualmente esto puede inclinar aún más la balanza en favor de Duque pese a que ha tenido una postura crítica sobre el proceso de paz y en estos días esté retomando los planteamientos de Fajardo sobre la corrupción. Por otro lado, detrás de Duque está el ex presidente Álvaro Uribe, uno de los políticos de mayor influencia.

De este modo, habrá que ver cuál de los dos candidatos logra convencer a los electores y se hace de la presidencia. Veamos entonces qué pasa este 17 de junio.

smantilla@elcomercio.org