Pedro Maldonado

¿Quién puede vivir con 152 dólares al mes?

valore
Descrición
Indignado 73
Triste 18
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 11
Jueves 27 de abril 2017

Si entender el concepto de subempleado puede parecer difícil, es más complicado imaginar cómo vive un subempleado, que tiene ingresos mensuales, en promedio, por USD 152.

El subempleado, hombres en su mayoría, cada día busca un nuevo o un mejor trabajo. Busca mejorar los ingresos económicos que le permitan sobrevivir y solventar sus gastos y, en muchos casos, los de su familia.

La búsqueda de trabajo se cumple en portales de internet. Pasa por conversaciones con amistades, con familiares, con los conocidos que todos tenemos. Apela a las palancas que cree tener.

Pero le resulta complicado lograr esa tan anhelada estabilidad, o como dicen expertos y tecnócratas tener un ‘empleo de calidad’.

Su día a día puede llegar a ser dramático. Deambula por las calles, se preocupa, se endeuda -el que puede- para montar un pequeño negocio familiar, decide probar suerte como vendedor.

También se anima a emprender en algunos casos, con todos los riesgos y desafíos que esto implica.
El que estudió la universidad se pregunta si esos conocimientos son suficientes para obtener un empleo.

El subempleo es una condición de menor calidad laboral. Según el INEC, quienes ganan menos del salario básico ( USD 375), trabajan menos de 40 horas a la semana y desean hallar otro empleo, son personas calificadas como subempleadas.

Para darle cuerpo a esos datos , basta mirar las calles, los parques, los buses. Allí es fácil y triste encontrar a vendedores informales que ofertan de todo. Son seres humanos que quieren, como cualquiera, un mejor presente. A ellos poco o nada les importan los datos estadísticos y los debates que generan.

Solo quieren en empleo fijo, con derechos, pero también con obligaciones. Anhelan contar con un pago fijo cada fin de mes.

Ese es el fenómeno del subempleo que crece en el país ante la mirada de todos. Ese es el subempleo que cada vez nos duele más a los ecuatorianos.