Sebastián Mantilla

La visita a EE.UU.

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 45
Miércoles 19 de febrero 2020

Es una pena que se haya perdido tanto tiempo y que, a un año de terminar su mandato, el presidente Lenín Moreno haya decidido visitar los Estados Unidos.

El viaje, de acuerdo a la información difundida por medios nacionales e internacionales, ha sido muy positivo no solo porque ha permitido fortalecer los lazos de amistad y de cooperación entre Ecuador y los Estados Unidos sino también porque se ha dado impulso a otros temas.

En primer lugar, el presidente Trump ha estado de acuerdo en firmar un acuerdo de libre comercio con Ecuador. En esa perspectiva va a realizarse en abril una reunión con altos delegados de la oficina de comercio de los EE.UU. para fijar una hoja de ruta. Pese a que esto puede tomar más de un año, sería importante que, mientras se negocia, se extienda la vigencia y se incorpore dentro del Sistema General de Preferencias Arancelarias (SGP) productos como flores, atún en funda, alcachofas y brócoli.

En segundo lugar, los logros en materia de seguridad y lucha contra el narcotráfico han sido importantes. La visita ha permitido concretar seis acuerdos en el campo de ciberseguridad, lucha contra las drogas, creación de una unidad interinstitucional contra el lavado, entre otros. Lo que se puede hacer en este campo es amplio. De ahí que estos acuerdos pueden ser el inicio de mayor cooperación.

En tercer lugar, pese a que el presidente Moreno manifestó en su visita su decisión de mantenerse alineado con la Doctrina Roldós (autodeterminación de cada Estado en la solución de sus conflictos), se ratificó el apoyo a Juan Guaidó y la necesidad de ejercer mayor presión internacional al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en Venezuela. Ecuador es uno los tres países de la región que más acoge a inmigrantes venezolanos. Por ello no solo debería tener un papel más protagónico en la solución del problema que vive internamente Venezuela sino que incluso debería liderar iniciativas, en cooperación con Estados Unidos y otros países, de acogida temporal e inserción de población migrante.

En cuarto lugar, las reuniones y encuentros con representantes del Congreso y del Senado de los Estados Unidos no han podido ser más oportunos. De igual modo, con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para aclarar los hechos sucedidos en octubre pasado (y que dieron lugar a un informe sesgado y poco objetivo), representantes del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Cámara Binacional de Comercio, empresarios, entre otros.

Pese a las críticas y comentarios que surgieron en torno del nombramiento de Ivonne Baki como nueva embajadora del Ecuador en Washington, ha comenzado con pie derecho. Buena parte de lo que se ha logrado en este viaje se debe al trabajo que ha realizado en apenas pocos días. Bien por el Gobierno y por el país.