29 de September de 2010 00:00

Victoria pírrica

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Carlos Larreátegui

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La falta de quórum de la Asamblea para conocer el veto presidencial a la Ley de Educación Superior, LOES, demuestra el rechazo que esta ley ha generado en diferentes sectores legislativos y el repudio a los procedimientos arbitrarios y opacos utilizados en su aprobación. La Ley de Educación Superior puso en evidencia un modus operandi, por el cual el oficialismo busca acuerdos a ultranza para aprobar las leyes y luego reformarlas drásticamente a través de una objeción presidencial, que excede claramente las facultades del Ejecutivo.

La sesión convocada para aprobar el veto presidencial fue una maniobra fallida para desmovilizar a la comunidad universitaria, que se congregó ayer en las calles de Quito. Se creyó erróneamente que existían los votos suficientes para el allanamiento y que era necesario proceder con velocidad para consumar los hechos y “mojar la pólvora” del explosivo movimiento universitario. Olvidaron que esta ley jamás tuvo el respaldo necesario para su aprobación y que solo los artificios y engaños utilizados viabilizaron su votación.

La manifestación de ayer revela, entre otras cosas, la decisión inquebrantable del movimiento universitario de profundizar su lucha en la defensa de la autonomía. El Régimen hace muy malos cálculos al pensar que una promulgación de la LOES, a troche y moche, desmovilizará a las comunidades universitarias y forzará a que el nuevo esquema sea aceptado con resignación. El texto contiene demasiadas inconstitucionalidades, arbitrariedades e inconsistencias para que pueda insertarse con legitimidad en el ordenamiento jurídico y perdurar en el tiempo. La Corte Constitucional deberá prepararse desde ya para recibir una batería de acciones legales que con justicia y argumentos buscarán invalidar la norma . Y si bien estas acciones corren el riesgo de caer en saco roto por la línea parcializada que este órgano de justicia ha demostrado invariablemente, su presentación marcará un hito importante y pesará el día en que recobremos el Estado de derecho.

La promulgación de la ley en el Registro Oficial no será más que una pírrica victoria para el Gobierno. En primer término, la relación Asamblea-Ejecutivo quedó estropeada para siempre y será muy difícil recuperar algo de confianza que asegure una mínima interacción. En segundo lugar, la credibilidad de la Asamblea ha terminado por los suelos y será casi imposible reconstruirla; a partir de ahora, la Legislatura vivirá una lenta agonía que desembocará más temprano que tarde en su revocatoria o disolución. Lo más relevante, sin embargo, es la forma en que las movilizaciones universitarias han roto el dique que mantenía inactivos y temerosos a varios grupos sociales. Las acciones universitarias tendrán un efecto demostrativo y animarán a muchos ciudadanos a defender los derechos y las libertades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)