León Roldós

Los túneles de Rasquiña

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 50
Miércoles 06 de enero 2021

Cuando días atrás, en Manta, fue asesinado Rasquiña, sujeto dominante en los establecimientos de privación de la libertad, en lo que sucedía en el interior y en los túneles comunicantes con el exterior, para quienes entraban, luego salían para cometer ilícitos y regresaban, sujeto varias veces condenado, que se tumbaba las condenas, alguien preguntó “¿desaparecerán los túneles de Rasquiña?”, mi respuesta fue “podrían ser que los de Rasquiña, sí, pero lo más probable es que aparezcan otros túneles y otros Rasquiñas”. Recordemos que en el ámbito de los centros de privación de la libertad, no extraña que un número importante de quienes los han dirigido, luego han sido procesados por los delitos que debían impedir; y, en algunos casos, han sido asesinados por sicarios, en una especie de ajuste de cuentas.

Es que mientras no haya correctivos reales en cualquier espacio, y se mantengan condiciones para trafasías de cualquier índole, lo más probable es que lo ilícito se produzca y se activen vías para su ejercicio, con menos o más tolerancia de quienes deben actuar para impedirlas, quizás por torpeza, pero también podría ser por una forma de consentimiento facilitador, de no ser más grave, hacia complicidad o coautoría.
En otros espacios de gestión y negocios públicos, se produce algo similar.

Mientras la mora sin pagar intereses es lo constante en la contratación pública, sea porque no hay dinero, sea como práctica de coerción, colocar dificultades, para luego facilitar quitarlas, esto puede inducir a formas de corrupción.
La torpeza en la reiterada práctica de extensiones por cortos períodos de pólizas de seguro, en los seguros del sector público, más evidenciado en las 16 extensiones de Seguros Sucre S.A. que le impusieron a la EP Petroecuador ha venido siendo la fuente de goteo de exigencia de comisiones a las reaseguradoras, lo que llevado a investigación en Estados Unidos, tiene en prisión a altos funcionarios de la aseguradora, que pagaban a funcionarios de la empresa pública. La recuperación de los valores de los ilícitos, hasta ahora se queda en el país del Norte como una especie de sanción a la administración de un país que facilitó esa práctica.

Un ejemplo de una situación similar que denuncian los transportistas: los puestos de control en carreteras, según ellos, les significan que los “timbren” en forma repetitiva, por las distancias cortas. Se cumpliría aquello de “señor, no me des, ponme donde haya”.

Otro caso, es el tumbarse procesos licitatorios, en función de oferentes, cuando ya se conocen las ofertas, no antes, en la etapa precontractual, de haber “hallazgos” sobre los pliegos, como debería ser.

Para lo ilícito, se idearán vías, aun sin
Rasquiña.