César A. Sosa

TLC con México, 2 sensibilidades

En la negociación de un acuerdo de libre comercio entre Ecuador y México hay más productos sensibles para ambos países. Además, hay una Asamblea en contra.

El comercio de mercancías entre Ecuador y México es relativamente bajo respecto al que existe con otros países de la región. El año pasado, las exportaciones nacionales a México sumaron USD 168 millones, un 1% del total exportado por Ecuador al mundo, mientras que las importaciones llegaron a USD 693 millones, un 3% de las compras totales.
Esto significa que Ecuador tiene un déficit comercial con México, pero ese déficit es relativamente bajo porque el comercio bilateral es reducido.

Ecuador vende básicamente cacao, aceites de palma y de coco, y azúcar. Y compra medicamentos, autos, productos para el cabello, extractos de malta y pantallas de vídeo.

La estructura del comercio refleja la capacidad industrial de México y la capacidad agroexportadora de Ecuador.
En medio de ese contexto general, ambos países están finalizando las negociaciones para firmar un acuerdo de libre comercio, lo que significa reducir las barreras para un mayor intercambio de productos.

Los productos estrella de las exportaciones ecuatorianas: banano y camarón, quedaron como rehenes para el final de la negociación comercial, la cual debía concluir el viernes pasado, pero tomará unos días más.

Aunque hay avances en las 19 mesas de negociación, mientras haya un tema abierto no se podrá cerrar la negociación, la cual es más importante para Ecuador que para México.

De este acuerdo comercial depende el ingreso del país al bloque de la Alianza del Pacífico, compuesto por Chile, Perú, Colombia y México.

Si bien se ha expresado la voluntad política para cerrar el acuerdo, al final lo que priman son los intereses empresariales de ambos países.

Se espera que mañana o en los próximos días se cierre el acuerdo comercial con México y los negociadores locales deberán explicar las ventajas para el país, más cuando este acuerdo deberá ser ratificado por una Asamblea cuya mayoría no cree en el libre comercio.