María Herrera Heredia

SOS Mundial

Save our ship! Save our planet! Gritos desesperados de auxilio emana cada día nuestro planeta, sin embargo pueden más los intereses mezquinos que el sentido común y la razón. La encrucijada global determinada por las ambiciones de poder no tiene límites ni tregua, sus actores fijan el statu quo mundial con funestas consecuencias. La indiscutible fragilidad humana evidenciada frente a la pandemia no ha logrado amedrentar a los jerarcas del establishment universal, que no pierden tiempo en imponer modelos de actuación y consolidarlos a través de todas las formas posibles, incluyendo destrucción y muerte.

El mundo libra una crisis económica y social y nadie escapa de ella. La pandemia, la guerra, la corrupción, el desastre ambiental, el antagonismo político, son elementos comunes y transversales a la cotidianidad de un universo globalizado, cuyas consecuencias se traducen en inequidad, pobreza, analfabetismo, ignorancia y malnutrición de millones de seres humanos.

Los intereses y apetencias de las potencias no paran y dificultan cualquier salida racional para el mundo. El socialismo, decadente desde 1989, con el colapso del muro de Berlín y la posterior desintegración de la URSS ha vuelto a despertar, más que como ideología, como búsqueda de poder. Putin quiere espacio en el podio del liderazgo mundial, visible en la invasión a Ucrania. China con espacio ganado en temas de tecnología y comercio, va por el rescate de Taiwán. La relación EE.UU.-China, ya tensa por temas comerciales y de influencia política se extiende aún más. Xi Jinping marca la cancha en el nuevo orden geopolítico e incomoda a EEUU, que ve escurrirse su liderazgo.

Europa, atrapada frente a la amenaza rusa de disminuir las exportaciones de gas para el invierno y con un euro que cae frente al dólar, brega por salir del atolladero incrementado inversión y producción. América latina se ahoga en corrupción, mientras el populismo se convierte en su sistema político y su estructura económica continúa basada en la producción primaria y al vaivén de las condiciones mundiales del mercado. El desarrollo mundial sufre un grosero retroceso.

Suplementos digitales