Enrique Ayala Mora

Salsa ecuatoriana

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 2
Viernes 17 de agosto 2012
17 de August de 2012 00:01

Realizar un acto en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura es siempre un gran desafío. El sitio es enorme. Puede albergar cerca de dos mil personas. Y tiene un escenario inmenso, que podría intimidar a quien no está acostumbrado a semejantes dimensiones. Pero los organizadores del tercer congreso de salsa en el Ecuador: “Salsa en la Mitad del Mundo”, lograron vencer los temores y dificultades. Realizaron una función artística en el Teatro Nacional, como acto central del evento, que tuvo lugar en esta capital del dos al cuatro de agosto pasados.

Concurrí a la función por una invitación directa, y me alegro de haberlo hecho. Se reveló allí mucha dedicación y calidad, además de una apertura del país y de Quito a la presencia de artistas provenientes de diversos países. Grupos de Colombia, Venezuela, México, Estados Unidos y Puerto Rico, desfilaron por el escenario junto con los nacionales en medio de una interesante competencia y luego de un show internacional, en el que se destacaron algunas figuras de relieve.

El congreso y la función de salsa en el Teatro Nacional, además de haber concitado la atención del público, representan, como ya lo anoté, una realidad de apertura en el país, especialmente en la Sierra. Aquí se ha considerado que los bailes movidos están bien para cierta clase de fiestas, pero no se cultivan como actividades artísticas. Apenas un puñado de personas se dedican a bailar salsa por vocación.

Por todo ello debe ser mencionado el grupo “Tropical Dance”, que impulsa los congresos “Salsa en la Mitad de Mundo” y ha representado al país en varios escenarios internacionales con notable éxito. Adicionalmente, es imposible hacer referencia a todos los grupos nacionales presentes, pero quizá se debe hacer alusión a otros dos: “Yeshua.- Ministeriarte.- Dije”, compañía de danza de niños y jóvenes, y “Sunshine”, integrado por muchachas dedicadas a la salsa artística en esta capital.

Pero, más allá del arte, hay otras dimensiones. La dirigente de Tropical Dance, Lucía Romero dice: “El desarrollo de aspectos artísticos, culturales, físicos, deportivos y pedagógicos que se ha dado a través de la Salsa, acompañado de valores como la constancia, perseverancia, trabajo de equipo, calidad, respeto, etc., están contribuyendo al crecimiento turístico y productivo de la sociedad y rompiendo paradigmas sobre la concepción del baile en nuestro país”.

Ha sido muy bueno que en el país se recobren las danzas tradicionales andinas de origen indígena y mestizo, con el impulso de grupos que han tenido gran éxito. Pero es también importante que se cultiven otras manifestaciones como la salsa y sus diversos estilos: caleño, pachanga, bachata; también danza acrobática, tango y otros. Así seremos menos localistas y más metropolitanos…. Todos, hasta los chagras.