Rodrigo Fierro

Subdesarrollo y Salud Pública

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 25
Contento 17
Jueves 13 de diciembre 2018

En materia de administración pública Francia un país ejemplar. Es del prestigioso Centro de Estudios Políticos de París de donde egresan los más de quienes dirigirán el Estado, presidentes de la República incluidos. En cada Ministerio políticas de Estado que se cumplen a rajatabla. Poco espacio operativo les queda a los Ministros. Si uno de ellos cuestiona una de esas políticas de Estado o se empeña en agregar una más deben asistirles razones de peso como para que sea aprobada por la Asamblea. Francia con apenas 100 millones de habitantes en la primera fila de los países desarrollados, de aquellos que se imponen en el mundo.

No es el caso de los países que conforman “el continente tonto”, el nuestro, según opinión atribuida a Pío Baroja, escritor español. Aterrizando: la salud pública en Ecuador puede compadecerse con esa expresión ‘con tontera y todo’. La tontera sumada a la arbitrariedad y la ignorancia, y la impunidad en la gestión pública.

Prevenir las enfermedades que afectan a los más de la población es el campo que le corresponde al Ministerio de Salud Pública (MSP). Tal aserto no llegaba al entendimiento de los países subdesarrollados. Fue la razón para que en Almá Atá, en 1978, los delegados de 134 países se comprometieran a poner en marcha una gran política de Estado: “Atención Primaria de Salud” (APS): agua potable, vacunación, atención de la embarazada, de la madre y el niño, etc. “Salud para todos en el año 2000” era la meta. Ante los resultados, este año una nueva reunión con el mismo propósito: la APS como política prioritaria en Salud Pública. Por la demagogia irresponsable y porque actuamos con tontera y todo, nuevamente un organismo internacional explicará el fracaso debido a que “una gran parte los recursos humanos contratados para la APS fueron reubicados a nivel hospitalario… prevalece el enfoque curativo… los hospitales están saturados…el gasto no correspondió a una planificación adecuada”. Nuestro país pintado de cuerpo entero.

Sí. Cuando en el gobierno de Rafael Correa se dio la voluntad política y se destinaron cuantiosos recursos para el control de la malnutrición crónica en niños de hasta 5 años, por la pésima gestión de una poderosa asesora en nutrición del MSP, luego de 10 años la prevalencia no se había reducido en un dígito, continuaba en el 25%.

Sí. El 30% de la población carece de agua potable. Sí. Fue desmantelado el estupendo programa de control de la anemia por medio del fortalecimiento de la harina de trigo con hierro. Sí. Nadie da cuenta y razón de los resultados del programa de Control de los Desórdenes por Deficiencia de Yodo por medio de la yodación de la sal.

En un país subdesarrollado en el que el Presidente no es un estadista, al menos en el MSP debería estar quien sabe de salud pública.