Restaurantes, que funcionan como bares, se hallaron …
Estas son las razones más comunes por las que le pue…
Una persona herida en accidente de tránsito en Guayllabamba
La lluvia causó estragos en Quito, el sábado 12 de j…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades

El rey de copas

La libertad de opinión es capítulo esencial de los derechos humanos. Es nota distintiva de la democracia y condición necesaria para su efectiva vigencia. El voto es ejercicio concreto de la opinión política de cada elector. Las repúblicas son sistemas orgánicos de opiniones, y el poder debe sustentarse necesariamente en ellas. Por eso, satanizar a la opinión pública es grave error, porque ella, en definitiva, constituye el aire que respira la comunidad política.

El ciudadano es propietario del poder y la única fuente de legitimidad de la autoridad. Por tanto, para que la democracia no sea romántico discurso o materia prima de la propaganda, para que sea forma de vida y sistema político representativo, se precisa que ese ciudadano sea un “elector informado” y, por tanto, agente político libre. Solo la información y la opinión independiente y los criterios estructurados en torno a ella, dotan de contenidos reales a la capacidad de elegir.

La democracia es gobierno de “opinión pública”. Ortega y Gasset decía que “el mando es el ejercicio normal de la autoridad, el cual se funda siempre en la opinión pública.” Pero, ésta se forma, se fortalece y sobrevive solo cuando el flujo de datos e ideas sobre temas de interés general proviene de fuentes objetivas, independientes de la ideología del gobierno, protegidas por la Constitución, desarrolladas por la ley y respetados por la autoridad. “El verdadero fundamento de todo gobierno es la opinión de los gobernados” sostuvo Dicey hace más de un siglo. Norberto Bobbio, el gran jurista italiano, dijo “…el punto preocupante es el de que las elecciones deben ser libres. Sí, es cierto; pero también la opinión debe ser libre, es decir, formada libremente. Elecciones libres con opiniones impuestas, no libres, no conducen a nada. Un pueblo soberano que no tiene propiamente nada que decir, sin opiniones propias, es un soberano vacío, un rey de copas.”

La ciudadanía no puede ser palabra vacía. Los ciudadanos no pueden ser testigos mudos, reyes de copas, sumisos siervos de las ideologías oficiales, sea cual fuese su signo. Yo creo en la “democracia informada” y, por lo mismo, en la opinión libre, en la capacidad de pensar, de leer, de elegir. Creo, sin reserva alguna, en la libertad de conciencia, en el laicismo verdadero. Creo que toda “confesión oficial”–religiosa o política-, todo dogma, es malo porque elimina la capacidad de juicio, entierra la crítica y edifica en su lugar el adulo y el silencio.

No podemos ser “reyes de copas”, ni convidados de piedra, ni testigos silenciosos. Algunos creemos en las libertades, en la dignidad que convoca, en la rebeldía intelectual que redime. Creemos que la democracia es opinión libre. Que los derechos son la nota que singulariza a la ciudadanía, cuya defensa es deber y punto de honor de los hombres libres.

El rey de copas

La libertad de opinión  es  capítulo esencial  de  los derechos humanos. Además, es  nota distintiva de la democracia  y condición básica para su efectiva vigencia. Las leyes y los actos de autoridad que menoscaben esos derechos son antidemocráticos e inconstitucionales, porque la Constitución  prohíbe a los legisladores, y a todo el que ejerza poder, hacer ‘leyes mordaza’. Basta leer el artículo 84 de la Ley fundamental. Al buen entendedor, pocas palabras.

El ciudadano es propietario del poder y la única fuente de  legitimidad de la autoridad.  Por tanto, para que la democracia no sea  romántico discurso o materia prima de la propaganda, para que sea  forma de vida y sistema político representativo, se precisa  que  ese ciudadano sea un “elector informado” y, por tanto, agente político libre. Solo la información y la opinión independiente y los criterios estructurados en torno a ella dotan de contenidos  reales a la capacidad de elegir.

La democracia es gobierno de “opinión pública”. Esta se forma, se fortalece  y sobrevive solo cuando el flujo de datos y opiniones sobre temas de interés general, su interpretación y los debates que se suscitan en su torno, provienen de fuentes objetivas, independientes de la ideología del Gobierno, protegidos por la Constitución, desarrollados por  la Ley y respetados por la autoridad. “El verdadero fundamento de todo Gobierno es la opinión de los gobernados”, sostuvo Dicey hace más de un siglo. Norberto Bobbio, el gran jurista italiano, dijo:  “…el punto preocupante es el de que las elecciones deben ser libres. Sí, es cierto; pero también la opinión debe ser libre, es decir, formada libremente. Elecciones libres con opiniones impuestas, no libres, no conducen a nada. Un pueblo soberano que no tiene propiamente nada que decir, sin opiniones propias, es un soberano vacío, un rey de copas”.

La ciudadanía no puede ser palabra vacía. Los dueños del poder –los ciudadanos- no pueden ser testigos mudos, reyes de copas, sumisos siervos de las ideologías oficiales, sea cual fuese su signo. Creemos en la “democracia informada” y, por lo mismo, en la opinión libre, en la capacidad de pensar, de leer, de elegir. Creemos, sin reserva alguna, en la libertad de conciencia, en el laicismo verdadero. Creemos que toda confesión oficial –religiosa o política-, todo dogma, es malo porque elimina la capacidad de juicio, entierra la crítica y edifica en su lugar el adulo y el silencio.

No queremos ser “reyes de copas”, ni convidados de piedra ni testigos silenciosos. Algunos creemos en las libertades, en la dignidad que convoca, en la rebeldía intelectual que redime. Creemos que la democracia es opinión libre. Que el poder es la principal amenaza. Que los derechos son la nota que singulariza a la ciudadanía, cuya defensa es deber y punto de honor de los hombres libres.