Sebastián Mantilla

Retroceso en Venezuela

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 30
Miércoles 09 de diciembre 2020

Se dio lo que se preveía. Las elecciones del pasado domingo, realizadas de manera fraudulenta y con un nivel de abstención del 82%, terminan por consolidar al régimen autoritario de Nicolás Maduro.

Pese a que todavía no se han proclamado los resultados de las elecciones, el oficialismo tendrá la mayoría de los escaños de la Asamblea. Aproximadamente 250 de los 270 escaños en juego estarían controlados por el gobierno de Maduro. Con ello terminarían por controlar todos los poderes del Estado. A ello hay que sumar el apoyo irrestricto de las Fuerzas Armadas.
Y es que el problema no solo ha sido la ausencia en estos comicios de los principales partidos de oposición. Había la certeza de que este proceso iba a ser fraudulento. Hay que añadir que incluso fueron impedidos de participar por el Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el gobierno.

Son más de 40 países de América Latina y Europa que no reconocen los resultados de estas elecciones. La excepción, como se sabe, son Rusia, Cuba, China y un grupo minoritario de países que siempre se han mostrado como aliados incondicionales de Maduro.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha afirmado que seguirán apoyando a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Sin embargo, la presión internacional, de acuerdo a lo constatado en los últimos meses, ha sido insuficiente para debilitar al régimen autoritario imperante en Venezuela. Incluso Estados Unidos ha impuesto sanciones económicas desde abril del 2019, lo cual incluye un embargo petrolero, pero tampoco ha tenido los efectos deseados.

No obstante, Juan Guaidó ha planteado como respuesta la realización de un plebiscito desde este lunes al próximo sábado para sustentar la idea de prolongar el periodo parlamentario de los asambleístas que actualmente están en funciones. Seguramente uno de los escenarios posibles será la existencia de dos legislativos: uno conformado por los que están actualmente en funciones y otro con los que serán posesionados en las próximas semanas, producto de este proceso electoral irregular y fraudulento.

Lo que generará esto es más caos pero, al mismo tiempo, el régimen de Maduro se fortalecerá y posiblemente emprenda una nueva cacería de brujas, persecución y encarcelamiento de políticos de la oposición, así como un aumento de los casos de violación de los derechos humanos.

Al igual que en otras regiones del planeta en los cuales se han dado situaciones similares, la solución al problema de Venezuela no solo se va a dar por lo que hagan o dejen de hacer los líderes de la oposición y la población venezolana. La presión debe ejercerse sobre los países que sostienen internacionalmente al régimen de Maduro. Me refiero a Rusia, Cuba, China, Irán, India y eventualmente a México.

¿Qué pasaría si las sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos y Europa se extienden a éstos países?