León Roldós

¿Reserva o encubrimiento?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 50
Miércoles 05 de septiembre 2018

Por principio, soy partidario de la mayor transparencia en la gestión pública. En los espacios de función pública que ejercí en más de cuatro décadas, fue una práctica coherente con mi pensamiento.

Sé que hay circunstancias en que de no existir confidencialidad temporal las consecuencias pueden ser realmente graves.

Sería el caso de investigaciones en la Fiscalía, en que se pueden enlazar evidencias y una fuga de información puede trabarlas. Una normativa irracional es negar, a una persona que rinda una versión, la copia de lo que dijo, al mismo tiempo que si se permite que los abogados puedan revisar los expedientes de la investigación penal. Además, tengamos claro que habrá personas con vinculación con el poder que siempre obtendrán las copias que quieran.

En cuanto a los juicios en la función judicial –posterior a la fase de investigación- por principio todos deben ser públicos y de libre acceso, ahora, aún por internet. Y esto también rige para juicios civiles, laborales y otros entre particulares.

¿Debe haber acceso a investigaciones que se deben haber cumplido en la Fiscalía, si ésta se abstiene y no acusa?: Cuando son en relación a actuaciones en el sector público, sí, porque permitirá verificar que no se trató de un encubrimiento y protección desde la Fiscalía. Tan grave es la persecución desde el poder contra opositores, criminalizando cualquier crítica, como la protección a funcionarios deshonestos o corruptos. Si el peculado, el cohecho, la concusión y el enriquecimiento ilícito, son imprescriptibles, ¿una lápida de silencio en la investigación fiscal, será suficiente para concluir que un delito imprescriptible no se dio?

En materia de endeudamiento público, la ley establece la reserva hasta la culminación del proceso de endeudamiento. Así se entra en el claro/oscuro de que la reserva es sólo para posibles críticos o que representen otros intereses diferentes a los que se privilegian en un proceso de endeudamiento, pero para los que están atrás del proceso y del escogido para el efecto, nada será reservado.

Celebrado el contrato de crédito y ya en la fase de desembolsos, es absurdo que se siga manteniendo reserva, hasta que se paguen los créditos, lo cual se estableció en el correato. Todo, los instrumentos del crédito y de los desembolsos, así como los pronunciamientos, informes y dictámenes, incluyendo los honorarios que se hayan pagado a profesionales del Ecuador y del extranjero deben publicarse. En materia de endeudamiento público, la Constitución también establece la imprescriptibilidad de las responsabilidades. Que eso se haga efectivo.

El gobierno del Presidente Moreno honrará la confianza que él demanda del pueblo ecuatoriano si se avanza en la transparencia.