Fabián Corral

Reivindicación del libro

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 13
Lunes 30 de septiembre 2019

La tecnología está poniendo en entredicho al libro. La tecnología, y la prisa como estilo de vida están generando dudas sobre la función de la lectura, entendida como herramienta de conocimiento y pieza fundamental de la cultura. Me refiero a la lectura consciente y reflexiva de los libros de verdad, y no al método de aproximación somera a los resúmenes ejecutivos y a otra suerte de simulaciones.

La imprenta y el libro son instrumentos subversivos. Lo han sido siempre. Sirvieron para que la reforma protestante cambie las relaciones de poder en Europa. Hicieron posible la impresión de la Biblia y permitieron que la gente del estado llano la lea sin intermediación de los curiales. Sirvieron para que la literatura inaugure la novela. El Quijote es hijo del talento narrativo y de la capacidad de evocación de Cervantes, pero también es hijo de la imprenta.

La Ilustración y las ideas de libertad, entendidas como patrimonio moral de las personas, prosperaron gracias al taller de los impresores. El racionalismo, el liberalismo, la democracia, la República, no habrían sido posibles sin el “peligroso” invento de los libros. Sin ellos, no nos habría llegado la memoria de la revolución francesa, ni la evidencia del terror y la degradación impuestos por los fanáticos de todos los socialismos y dictaduras. Sin ellos, la memoria sería más corta.

El libro, desde su invención, marcó la diferencia y se convirtió en el signo de la cultura occidental. Y también en el testimonio de la anticultura, y a veces, de la brutalidad y la locura. Mein Kampk rompió el record de lectura en Europa.

Prosperan las memorias de Goebbels, las historias de las SS, las biografías de algunos bárbaros y de otros tantos criminales que ejercieron el poder.

Junto a ellos, las librerías exhiben los dedos acusadores de otros textos, certeros campanazos de humanidad que hacen posible la sobrevivencia del optimismo y la persistencia de la belleza. Está Camus y Saint-Exupéry; Octavio Paz y Milan Kundera; Ortega y Javier Marías. Está una rara biografía de Miranda y otra más rara de San Martín. Está Humboldt. Está la historia.

El libro, el de verdad, es la palabra bien escrita, es la idea que debe perdurar, y es también la otra, la que se debe rebatir. El libro es el mundo: lo bueno, lo bello, lo malo y lo feo. La biblioteca universitaria, la librería y, por cierto, el “cuarto de los libros”, o la estantería modesta que cada cual tiene en su casa, son evidencia de que, más allá de la tecnología y su utilidad, esos espacios sobreviven con ese aire que los hace irremplazables, y con cierto dejo de paz que vive en ellos, y que ninguna pantalla podrá eliminar.

El libro de Oscar Vela, “Ahora que cae la niebla”, ha restaurado la vigencia del libro, y de la novela como testimonio.