Walter Spurrier

RdP sobredimensionada

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Martes 24 de julio 2012
24 de July de 2012 00:01

Las autoridades energéticas ratifican el interés del banco ICBC y la petrolera CNPC, entes estatales chinos, en la Refinería del Pacífico (RdP). El interés chino viabiliza RdP. Pero surgen interrogantes.

CNPC invertiría e ICBC financiaría. ¿En qué proporciones? Ecuador y Venezuela no quieren que el tercer socio sea mayoritario, pero no tienen los USD12 mil millones que requiere el proyecto.

Si CNPC es socia minoritaria, la deuda del Ecuador con ICBC crecería enormemente, y a tasas comerciales. Todo negocio, por bien que se lo vea en el papel, es riesgoso. Si muchas refinerías se construyen simultáneamente, su margen baja sensiblemente. Esta deuda pondría en riesgo el futuro del país.

Con esta deuda, probablemente nos acercaríamos al tope de lo que China está dispuesta a prestarle a Ecuador. No habría crédito para otros proyectos que podrían ser más importantes para generar empleo y desarrollar el país.

Si el aporte chino es inversión de CNPC, y parte del crudo a refinarse es venezolano, ¿Qué beneficio queda para el país?

El proyecto incluye una planta termoeléctrica. Pero por otra parte, el Gobierno construye ocho plantas hidroeléctricas, y se contempla la necesidad de exportar energía cuanto Coca-Codo Sinclair, Sopladora y Toachi entren en operación casi simultáneamente. No quedará hidroelectricidad disponible para RdP?

Además, diera la impresión que tras 40 años de negligencia, las autoridades petroleras comienzan a darse cuenta que las reservas de gas en el Golfo de Guayaquil y quizá incluso frente a Manabí, son muy importantes.

Quienes hicieron los estudios ofertaron hacer la planta eléctrica. Por supuesto, a ellos les interesa. ¿Es necesaria?

Ha trascendido que el proyecto incluye una planta de desalinización. Como en el caso de la termoeléctrica, son obras complementarias indispensables, si la refinería estuviera en Arabia, donde sólo hay petróleo, arena y agua salada. Pero cerca del Aromo está la Cuenca del Guayas, el trasvase a Manabí, la presa de la Esperanza. ¿Alguien ha investigado las alternativas de agua para RdP?

El proceso de la refinería se maneja herméticamente. Aparte de las autoridades sólo lo conocen partes interesadas. Un Gobierno que dice que hay que socializar las políticas públicas, no socializa una obra que cuesta casi la quinta parte del PIB.

Lo conveniente sería redimensionar RdP. Refinar 200 mil no 300 mil barriles, para lo que si hay crudo nacional sobre todo porque se cierra la obsoleta planta de Santa Elena. Dejar para más adelante la petroquímica. Reconsiderar obras no necesarias que propusieron quienes hicieron los estudios con miras a ser contratistas.

El costo del proyecto podría caer a la tercera parte. Los riesgos disminuirían sensiblemente.

Señores, redimensionen.