Walter Spurrier Baquerizo

¿Quién es clase media?

En su objetivo de reducir el déficit fiscal vía el incremento de ingresos, ante la dificultad de hacerlo vía la reducción de gastos, el Gobierno envió a la Asamblea un proyecto tributario que entró en vigencia como decreto ley. Las autoridades optaron por dos herramientas: el impuesto al patrimonio tanto de empresas como personas, para satisfacer las necesidades inmediatas, y el pronunciado aumento del impuesto a la renta a quienes ganan entre USD 2 mil y USD 8 mil mensuales. La carga se duplica, aproximadamente.

Las autoridades califican esta alza de justa, por afectar únicamente a los que califica de ricos; la medida torna más equitativa a la distribución de ingresos. Muchos de los afectados consideran que esa caracterización no se ciñe a la realidad, ya que son clase media. ¿Quién tiene razón?

La respuesta es ambos, autoridades y contribuyentes, porque depende de la definición. Las autoridades fiscales son economistas, se van por definiciones económicas, que giran en torno a monto de ingresos. Quizá la más aceptada definición de clase media económica es el 25% de la población por encima de la mediana al 25% por debajo. La mediana es lo que gana el que está justo a medio camino de la escala de ingresos.

El INEC nos ofrece la mediana, no de las personas sino de los hogares: USD 547 mensuales; el rango de 25% para arriba y 25% por debajo, para hogares, sería entre USD 305 y USD 968 mensuales. Desde esa óptica las autoridades tienen razón. Clase media es un hogar con dos personas que ganan salario mínimo.

Pero cuando el común de los mortales se refiere a clases sociales, suele decantarse por definiciones sociológicas: la clase media es asalariada, la constituyen oficinistas; la clase media alta, los profesionales incluyendo los directivos de empresas. La clase alta vive de las rentas, o es dueña de medios de producción.

Esta clase media alta busca formarse un patrimonio. Vive endeudada pagando hipoteca, letra del automóvil, pensiones de colegios privados, y con frecuencia incurre en tarjeteo. En Ecuador es la que gana por sobre USD 2 mil mensuales. Como tiene vehículo propio, el alza de los combustibles la apretó. El alza del impuesto le significa un apretón adicional de unos cuantos miles al año. Si sus clientes son otros integrantes de esta clase media alta, o empresas, las perspectivas de facturar más en 2022 son limitadas, porque la clase media profesional dispondrá de menores ingresos, y las empresas recortarán sus gastos para pagar el impuesto al patrimonio.

No hay alza de impuestos que no conlleve un costo político, y las autoridades decidieron pagarlo con la clase profesional, y no en la población general mediante un alza del IVA. Ahora el desafío será dinamizar la economía para recuperar la credibilidad de aquellos sobre los recayó el ajuste.

Suplementos digitales