Susana Cordero de Espinosa

Proyecto destrozado

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 61
Martes 15 de septiembre 2020

“Vio don Quijote que en las eras del lugar estaban riñendo dos muchachos, y el uno dijo al otro: -No te canses, Periquillo que no la has de ver en todos los días de tu vida. Oyolo don Quijote y dijo a Sancho: -¿No adviertes, amigo, lo que aquel muchacho ha dicho… - ¡Qué importa? –respondió Sancho- … -¿Qué, replicó don Quijote-. ¿No ves tú que aplicando aquella palabra a mi intención quiere significar que no tengo de ver más a Dulcinea?”. Nefasto agüero con el que topa don Quijote, de regreso a su aldea.

‘Hemos dejado de sentir y expresar las modalidades de lo aleatorio, de lo fortuito y de la previsión’ escribe el humanista George Steiner en ‘Después de Babel’. Yo aspiro a mostrar que lo aleatorio genera infinitas posibilidades de alegría, y aunque no tiene lugar en la realidad, penetra nuestros pasos.

¡Serán condenados si hoy es 7!, anhelábamos, ¡y fue el 7 del 09, a las tres de la tarde cuando, gracias a tres jueces justos y al admirable empeño de nuestra Fiscal General, asistimos al triunfo de la razón, sin creer tanta alegría, aunque fuera apenas el inicio de otras indagaciones en el albañal de corrupción que nos despedazó!
Somos dueños de una justicia ejemplar; ¿la Kirchner, en lugar de haber sido juzgada y condenada por la inenarrable corrupción en que sumió a su país, no se halla hoy de vicepresidenta de Argentina? ¿C. no esgrime la situación de la madame como ‘ejemplar’, y se apunta, vía tableta, a intervenir en las elecciones con el bobo hijo de un tal A., nada modélico, ‘íntimo de Correa’, ligado a negociados petroleros y bancarios, peñafieles incluidos, y a mil otras patrañas?…
Sentimos nuestra justicia como modelo para Argentina, gran nación, porque condenó al culpable, a quien oímos quejarse amargamente en entrevista a El País: “Han destrozado mi proyecto vital”. C. evoca ‘sus universidades emblemáticas’, que están por los suelos; sus colegios milenio, inalcanzables; los hospitales, ¿el de Pedernales, hoy terreno baldío? Y anuncia: ‘tengo un dolor en el alma muy grande’. Que le dure el resto de su vida; que vuelva y devuelva lo robado al país. Que veamos en él, el espejo funesto que refleja a un sicópata, que llegó adonde nunca debió llegar… Y cuidémonos: ‘el expresidente ecuatoriano cree que un cambio de Gobierno podría allanar el camino para que se invalide su condena de ocho años por sobornos’.

¡Por supuesto, su ‘proyecto vital’ era eternizarse en el poder, como Maduro, a quien defiende en su mutua postración; como Lukashenko, el dictador de Bielorrusia, que modificó la constitución y sigue en el poder desde hace 26 años, protegido por Putin, autócrata envenenador, ‘íntimo’ de nuestro pobre diablo! ¡Busquemos en Bielorrusia, uno de los seguros paraísos fiscales; las circunstancias avalan que C. y la canalla aún no condenada, depositaron allá, a donde llegaba periódicamente nuestro avión presidencial, ‘vacío’, gran parte de lo robado.
¡Fue un 7, sí, del 09; 7 y 9, 16, y 7 la suma de estas cifras!