León Roldós

Los protocolos de seguridad

valore
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 26
Miércoles 14 de agosto 2019

Es importante reflexionar sobre los protocolos de seguridad, que han llevado a diferencias entre el Gobierno Central y la Alcaldía de Guayaquil. La propuesta de Cynthia Viteri es fortalecer los protocolos de seguridad desde la sociedad civil, en imágenes, en circulación, en información, sobre todo para prevenir situaciones usando tecnología de punta y actores con formación y equipamientos adecuados.

La comunicación con la fuerza pública deberá ser permanente, para que ésta actúe de inmediato y en forma oportuna, cuando le corresponda, pero la infraestructura que permita acceder a la información de lo que pueda pasar o de lo que esté sucediendo no necesariamente debe ser operada por la fuerza pública, la que si debe apoyar la prevención e intervenir oportunamente ante los riesgos de infracciones o por darse éstas y sus consecuencias.

No se trata de negarle a la fuerza pública la posibilidad de mejor equipamiento técnico y de investigación, pero no condicionar necesariamente su manejo a ésta. Lo que siempre debe hacerse es coordinar.

No estoy pre-juzgando a los miembros de la fuerza pública. En otros países lo delincuencial tiene raíces y entronques en la Policía y aun en las Fuerzas Armadas, lo que no creo que sea dominante en el Ecuador. Mientras más se privilegie la técnica no dependiente de la fuerza pública, pero que siempre sea eficiente, y en comunicación con ésta, será lo mejor.

Lo censurable siempre será que se use espacios de poder, en cuanto a información y persecución a opositores, para rastrearlos y perseguirlos, práctica contumaz del correato, además distorsionando lo que se publicitaba.

Cargársele a la Ministra María Paula Romo, por los problemas carcelarios, para llevarla a juicio político, es injusto. Soy crítico de la convivencia delincuencial que se ha desarrollado en los centros de privación de la libertad, agudizada desde el correato, y creo que no se está actuando con la aceleración y el mejor acierto para desmontarla, pero esto no da lugar a un juicio político proveniente de los mismos responsables de esa corrupción.

Debe haber creatividad y oportunidad. Los centros de privación de libertad no deben ser para que se pudran seres humanos. Un elevado porcentaje es rehabilitable y para ese fin deben trabajar el Gobierno y la sociedad civil.

En cuanto al viaje de María Paula Romo, entonces Ministra del Interior, ahora de Gobierno, y de Iván Granda, Secretario de Anticorrupción, de Salinas a Esmeraldas, en aeronave de la Policía Nacional, cuando tuvieron que ir a Salinas, por la visita del Presidente Juan Guaidó de Venezuela, el sábado antes de carnaval –marzo del 2019- tampoco justifica un juicio político. Fue el retorno de un viaje a un compromiso oficial, no programado.