Carlos Jaramillo

El presupuesto municipal 2019

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Sábado 15 de junio 2019

El grupo de técnicos conformado para que elabore una proforma del presupuesto del Municipio de Quito para lo que falta del presente año ha entregado ya su trabajo al Alcalde, a fin de que lo analice y someta a consideración de la comisión correspondiente y, finalmente, lo presente al Concejo para que, una vez que lo apruebe, entre en vigencia.

Se dio a conocer que, sin incluir el rubro para la construcción del metro, que es de 890.7 millones de dólares, la proforma asciende a 672.8 millones, cantidad de la cual ya están comprometidos 329.3 millones en obras y gastos fijos, incluidos sueldos del excesivo personal y mantenimiento vial, con lo que el saldo disponible para inversión es de apenas 87 millones, lo que, sin duda, obligará a la aplicación de rigurosas medidas de austeridad y obtención de fondos para afrontar las prioritarias necesidades de la capital.

Aquí vale la pena anotar que el presupuesto del Municipio de Guayaquil supera los 800 millones de dólares, del cual 15% corresponde a gasto corriente y 85% a obras y servicios, lo que ha permitido la transformación de esa ciudad en las dos administraciones anteriores. En cambio, en el presupuesto de esta capital la proporción es a la inversa, con el agravante de que el Cabildo en funciones ha heredado un déficit de 5´773.309 dólares en el Patronato San José.

También se informó que el reajuste del presupuesto contempla la rescisión de varios contratos con empresas privadas, en procura de beneficios para la ciudad y que se contempla un ahorro cercano a diez millones de dólares en gastos administrativos, cantidad que en realidad constituye un golpe de efecto frente a las medidas drásticas que deberán adoptarse, como manifestó en forma acertada este Diario en un editorial, frente a los ingentes gastos y la gigantesca burocracia municipal, al mismo tiempo que anotó que la decisión del alcalde Yunda de llevar a su perro a su oficina y permitir que los funcionarios y empleados municipales hagan lo mismo puede acarrear problemas de higiene y salud. Esto además que se considera un caso inconveniente la presencia de mascotas en dependencias que se han caracterizado por la adustez.

Otro asunto que se suma a los problemas ancestrales de esta urbe es la presencia de numerosos extranjeros, especialmente venezolanos, en sitios estratégicos de calles y avenidas –en aceras y calzadas- con tiernos niños en brazos, que despiertan conmiseración para vender diversos objetos y golosinas y, más que nada, pedir limosna. Un tema humanitario, complejo, de carácter internacional, que merece mayor atención del Municipio y especialmente del Gobierno.

Mientras tanto, se encuentran ya en Quito nueve de los 18 trenes con los que iniciará sus operaciones el metro y están cerca de culminar las obras de ese proyecto que se aspira a que mejore sustancialmente la movilidad en Quito.