Denuncias de amenazas para votar a favor de destituc…
Cuatro familias dejarán atrás sus casas cuarteadas d…
Cuatro escenarios tras la derogatoria del estado de …
Un domingo distendido se vivió en Quito, tras 13 día…
Los mayores de 30 años se prefieren el libro religio…
Locales reabrieron en sector de av. Patria, en segun…
Unión de Taxis de Pichincha desmiente una posible pa…
99 militares resultaron heridos durante 14 días de protestas

La Policía allana dos medios en Caracas

Otra vez la mano autoritaria policial venezolana se muestra con rigor. Ahora irrumpió en El Nacional y La Patilla.La Policía judicial buscaba en el diario El Nacional a su director, Miguel Enrique Otero, y a miembros de la junta directiva. Además requerían al editor de La Patilla, Alberto Federico Ravell y su hija Isabel.

El ‘todopoderoso’ Diosdado (no en vano tiene ese nombre), que preside la Asamblea Nacional, arremete contra 22 periodistas -Teodoro Petkoff, entre ellos- por haber reproducido un artículo de ABC, de Madrid. Allí se relacionaba a Diosdado Cabello con el tráfico de drogas.

Diosdado también busca compensación económica por esas publicaciones (¿daño moral?). Otero está en Estados Unidos e Isabel Ravell se halla en Bogotá. El portal digital de El País de España cita a Otero y dice que ‘su intención es regresar a Venezuela pero no están dadas las condiciones’.

Es comprensible ese temor del director de El Nacional en un país donde se persigue inmisericordemente a la prensa, se han cerrado canales de televisión y se limita el papel de impresión a los diarios críticos. Es terrible, en ese país no hay Cristo que haga salir de la cárcel a líderes opositores encerrados y condenados por una justicia dependiente.

Más allá de las particularidades de la denuncia y el proceso por la honra de Diosdado, la irrupción, acoso y presión en los medios venezolanos solo refleja un estado de cosas que anda mal.

Y si mal le va a la prensa crítica, mal le va a la ciudadanía que merece libertad para expresar sus opiniones ante un Régimen que sumerge a la economía en niveles desconocidos por el derroche experimentado cuando gozaban de precios altos del petróleo y que castiga con represión a quienes se quejan.Mal le va a las libertades fundamentales en donde los regímenes populistas autoritarios quieren imponer su mano de hierro, por la fuerza o por leyes escritas en nombre de una supuesta protección de los medios y la gente. Es la farsa del siglo XXI, de cuerpo entero.