Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 29 de …
Planteles masivos no logran cumplir el distanciamiento
La Asamblea puede derogar la reforma tributaria tras…
La contaminación del aire, como antes de la pandemia…
Exportación de plátano fresco no se levanta
22 familias de Pimampiro, evacuadas por deslaves
Repatriación e indulto de presos tienen excepciones
IDV le hace frente a un equipo con más millones

Perdón y olvido

Uno de los procesos sociales y políticos más importantes que ha tenido lugar en todo el mundo en los últimos años, por las lecciones que le podemos extraer, es el de perdón y reconciliación en Sudáfrica cuyos más notables impulsores han sido el ex-Presidente Nelson Mandela y el Obispo Desmond Tutu.

Tendemos a pensar que lo esencial para que se dé un perdón genuino corresponde a quien perdona: la generosa voluntad de perdonar y, luego, la concesión en sí del perdón.

Una de las muchas contribuciones importantes del proceso de perdón y reconciliación en Sudáfrica, más allá de sus benéficos efectos sobre los directamente involucrados y sobre toda esa sociedad, es la comprensión que nos ha proporcionado de que aún más importantes que las actitudes y las acciones de quienes perdonan son las actitudes y las acciones de quienes necesitan ser perdonados.

Estas comienzan con el honesto reconocimiento de haber hecho mal, de haber cometido errores de juicio y de acción que contribuyeron a que se produzcan situaciones difíciles, problemas, conflictos y confrontaciones, y pasan luego, a partir de ese honesto reconocimiento, por el pedido de perdón.

Es posible que el inmenso, casi mítico prestigio que ha adquirido Nelson Mandela a ojos de una gran mayoría de personas nos lleve a pensar que la búsqueda del perdón y la reconciliación en una sociedad llena de resentimientos, odios y ánimos de venganza sea algo solo factible en seres excepcionales como muchos lo ven a él. Pero no solo Mandela logró trascender las emociones más destructivas de las que somos capaces los humanos: siguiendo su inmenso ejemplo, son miles, cientos de miles, tal vez millones de sudafricanos quienes han contribuido al proceso, concediendo su perdón a quienes les hicieron daños muchas veces horrorosos, y luego iniciando con ellos una nueva relación basada en vínculos estrechos y constructivos.

Lo más esencial, para que eso pueda haber ocurrido, ha sido el reconocimiento de la verdad, de lo injusto y destructivo de sus actos por parte de quienes habían cometido desprecios, imposiciones, prepotencias y crueldades a veces hasta inimaginables.

Sudáfrica queda muy lejos de acá, y no tenemos ni a un Nelson Mandela que nos inspire ni a un Desmond Tutu que nos organice Comités de la Verdad y la Reconciliación. Pero tal vez podamos encontrar, por nuestra propia cuenta y sin necesidad de que alguien nos inspire o nos organice, la decente disposición a reconocer errores y la honrosa capacidad para pedir perdón y para brindarlo si nos es pedido.

Suplementos digitales