León Roldós

Lagarto que traga, no vomita

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 68
Miércoles 27 de noviembre 2019

En el correato en eso convirtieron a la Cuenta Única del Tesoro Nacional. Está bajo la Tesorería de la Nación y sobre aquélla se debe pagar y transferir los recursos a los beneficiarios y acreedores “con oportunidad, exactitud, eficiencia y calidad”, como está definido.

Para el Ministerio de Finanzas, lo que ingresaba a la Cuenta Única quedaba sujeto a la arbitrariedad del poder, no importaba si el ingreso a la cuenta era por una negociación como las pre-ventas del petróleo, que los valores le correspondían a Petroecuador, o los valores para devolver a los gobiernos autónomos descentralizados, lo que les ha correspondido por IVA, o tenía un sustento legal propio, como la contribución del cinco por mil que todos los sujetos privados que hemos recibido créditos de la banca privada, por años, hemos aportado para la lucha contra el cáncer.
El lagarto engullía y luego, cuando se le reclamaba, algo se obtenía.

En el caso de Solca sólo algo más de la mitad de lo que se recaudaba día a día, le transfirieron y con atraso.

Usted, lector, no pagó la contribución del cinco por mil, que debió ser transferida a Solca, para solventar la estadía de Assange en la Embajada de Ecuador en Londres, ni para que Correa disponga de varios aviones presidenciales, para él y los de su entorno, ni para otras banalidades o aberraciones del poder.

Una persona preguntaba: “¿Dios castigará a los que así desviaron fondos?” Soy católico, creo en la justicia divina, pero pienso que la primera sanción debe procesarse aquí en el Ecuador.

El Ministro Richard Martínez quiere ir corrigiendo las cosas.

En el caso de Solca, en el Art. 45 del proyecto de ley urgente en trámite, se ha incorporado la norma que ordena la transferencia directa desde el Banco Central a la matriz y a los núcleos de Solca.

En el Art. 44 del mismo proyecto parece que se quiere posibilitar alternativas para otras retenciones no acreditadas, considerando la real falta actual de liquidez.

Otro caso es el de las contribuciones para la Superintendencia de Bancos. En el caso de la Superintendencia de Compañías, ésta recauda directamente de las compañías, pero en la de Bancos se les debita a éstos de sus cuentas en el Banco Central del Ecuador las contribuciones obligatorias con un solo destino específico: el control bancario, que no debe ser en función de los bancos, sino del público, los depositantes, los que demandan créditos, los que requieren servicios. De hecho, por años, el lagarto del correato se fue quedando con más de la mitad de lo recaudado. ¿Qué hacer?, debe haber un presupuesto equilibrado para la entidad de control e invertir en sistemas de control de los diversos espacios de flujos financieros en que aún hay mucho por hacer.