Farith Simon

La conspiración del covid

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 365
Lunes 01 de junio 2020

En estas semanas se volvió viral un mensaje anónimo, inicialmente posteado en Facebook, y luego distribuido de muchas formas y medios (les dejo el enlace al final), que expresaba el desconcierto colectivo frente al covid-19 al presentar, de forma aparentemente inteligente, la contradictoria información y medidas que desde el Estado se han tomado en relación con la pandemia. El mensaje daba cuenta como hemos vivido, en tiempo real, una serie de bandazos, equivocaciones, idas y venidas, con gran impacto en nuestras vidas; pero al final era claro que estaba escrito para impulsar una de las muchas teorías de la conspiración que resuenan, y lo hacía citando a George Orwell: ‘Lo importante es mantener a la población en estado de continuo miedo, por lo que las noticias se contradicen de un día para otro (cambian los aliados y rivales de esa supuesta guerra, nunca se clarifica nada), así se mantiene un estado de emergencia nacional interminable justificando cualquier abuso de las autoridades’.

Es verdad, la humanidad ha sido tomada por sorpresa, si bien han existido advertencias sobre la posibilidad de contagio de enfermedades desconocidas y para las que no tendríamos medicinas, pero nadie podía anticipar el gran impacto que supondría en la vida de billones de seres humanos, en la economía a escala global y en nuestros hábitos sociales.

Teorías de conspiración al margen, en las que no creo, hay tres hechos que resaltan en estos días. El primero tiene que ver con el rol del Estado y los políticos; políticos son quienes dirigen Alemania, Nueva Zelandia, Japón o, para no ir muy lejos, la ciudad de Medellín; político es Bolsonaro y Trump, la diferencia entre el éxito o no, es usar la información, decidir desde el conocimiento y no exclusivamente a partir de la especulación o el cálculo electoral; en esto siempre quedaré de ejemplo las primeras decisiones en Guayaquil. De aquí deriva la siguiente lección, la importancia de la información y la ciencia, lo que implica asegurar sistemas de información y científicos haciendo su trabajo, lo que toma tiempo porque son procesos complejos sometidos a prueba y error; para Ecuador esto ha sido especialmente dramático, debido a la debilidad de los sistemas de información (en muchos casos debido a decisiones políticas), o con científicos casi sin apoyo para realizar sus tareas; esto por una idea de que la ciencia debe estar al servicio de proyectos políticos y no del conocimiento. La tercera lección tiene que ver con la certeza de que la pandemia no es un castigo a nuestra forma de vida, un castigo de la naturaleza, como bien lo dice Fernando Savater; ha habido plagas desde que el ser humano tiene memoria y seguro habrá muchas más, por eso dejemos de otorgarle a la naturaleza una suerte de sentido que no tiene, pero sí es cierto que de no promover profundos cambios ambientales el ser humano está creando las condiciones para su extinción anticipada. ( https://paralelo32.com.ar/estoy-en-shock-con-tanta-informacion-y-no-logro-entender/)