Más desigualdad

Si el Gobierno toma la decisión política de no ser neutral en las próximas elecciones y pone un candidato de su seno aumentará la desigualdad económica y social, porque no podrá aplicar ninguna decisión racional en la conducción del país sino la desgastada demagogia clientelar que tanto daño está haciendo a la población pobre. Entonces seguirá en franca caída la actividad económica y continuará aumentando el desempleo y el riesgo país porque no se podrá demostrar a los agentes económicos de dentro y de fuera que hay posibilidades de revertir seriamente la recesión en la que estamos entrando.

Entonces cabe una reflexión colectiva para entender que las decisiones políticas han hecho del Ecuador un país desigual, en donde cabe revertir mediante la aplicación de la ideología de la igualdad como objetivo superior al que debemos contribuir todos, so pena de entrar en un callejón sin salida que alimente la violencia derivada de la indignación acumulada.

Si el Gobierno adoptara una posición neutral frente a las elecciones tal vez podría hacer algo para revertir la parálisis, las expectativas pesimistas y la tendencia del riesgo país.

Por ejemplo si decide aumentar un centavo mensual al galón de gasolina extra y dos al de diésel daría una señal inequívoca que quiere disminuir el subsidio para acabar con el contrabando de combustibles y sincerar los precios en forma gradual. Esto tiene que ver con una política de menos desigualdad pues al retirar los subsidios habría más recursos para mejorar la educación, pagando buenos salarios a los profesores para que los jóvenes talentosos decidan ser maestros porque van a ser bien remunerados y van a mejorar la calidad de la educación de la gente pobre. O para combatir la lacra social que significa el 28% de niños desnutridos que serán los enfermos del mañana.

Si el Gobierno decidiera ser imparcial en las elecciones no tendría nada que perder si toma medidas correctas en el último año, demostrando grandeza de miras y excelencia moral ante la historia, tal como lo hizo el ex presidente Clemente Yerovi en 8 meses de gestión.

Por ejemplo podría restablecer el 14% del IVA que ya lo pagamos con motivo del terremoto de Manabí, que no afectó a la economía porque es un impuesto al consumo que no aumenta los costos al productor. Mucho se compara al Ecuador con Perú y Colombia, países que tienen un riesgo país bajísimo porque han establecido un IVA del 18 y 19 por ciento y han crecido sostenidamente en las últimas décadas. En esto se debe pensar ya sin esperar el resultado de las elecciones porque la reactivación económica es indispensable con cualquier Gobierno.

Si esta reflexión colectiva alcanza a los candidatos y a los asambleístas con elevación de espíritu, se podría tomar decisiones políticas con la entereza indispensable que el pueblo esperó cuando los eligieron.

Suplementos digitales