FAUSTO SEGOVIA BAUS

Nuevos escenarios para las FF.AA.

Fui testigo de dos episodios: en 1960, cuando el presidente José María Velasco Ibarra, en Riobamba, declaró la nulidad del Protocolo de Río de Janeiro, y en 1995, cuando el presidente Sixto Durán-Ballén pronunció la frase: “Ni un paso atrás”, en la plaza de la Independencia, en Quito. Estas menciones son válidas para reconocer la relación de las FF.AA. con la existencia del Estado y los objetivos nacionales permanentes superados por las nuevas amenazas.

Los expertos sostienen que los escenarios cambiaron en el siglo XX, por la incidencia de dos guerras mundiales, la caída del Muro de Berlín, y la irrupción -más tarde- del terrorismo que destruyó las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, a las que se unieron otras guerras de signo transnacional -por agentes no estatales- como el narcotráfico, el crimen organizado, la proliferación de armas de destrucción masiva, la tecnología militar, el tráfico de armas, el calentamiento global, los ciberdelitos y la competencia por los recursos no renovables, que modificaron los espacios geo-políticos-económicos de la humanidad.

Se han detectado dos tendencias: la globalización y la acción de agentes no estatales, que cambiaron los conceptos tradicionales de la guerra, sus doctrinas y estrategias tradicionales, y transformaron el poder mundial, las fronteras, los actores -mafias organizadas para ejercer violencia-, y la irrupción de nuevas tecnologías de destrucción masiva no convencionales con inteligencia artificial, carrera armamentista espacial y redes informáticas de última generación.

Este escenario multidimensional lleva a todos los Estados -sin excepción- a documentar otros modelos de “guerras” subyacentes -externas e internas, convencionales, no convencionales e híbridas-, y evaluar sus estructuras militares, investigar estrategias y tácticas; a diseñar nuevos sistemas de inteligencia y contrainteligencia, nuevos sistemas de formación de personal castrense, y modificar todo el andamiaje de seguridad y defensa que, hoy por hoy, aparece caduco. ¿Un nuevo libro blanco? ¿Nuevos roles para las FF.AA.?