José Ayala Lasso

Nuevamente Irán

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sábado 07 de enero 2012
7 de January de 2012 00:01

El Presidente de Irán visitará Ecuador, como punto final de una gira por Cuba, Venezuela y Nicaragua, en momentos en que su país se encuentra inmerso en una grave tensión originada por su política nuclear. El año 2007, asistió a la posesión de Correa. Entonces, el Gobierno adujo que a esa ceremonia es usual invitar a todos los jefes de Estado con los que el Ecuador tiene relaciones. Sin embargo, esa explicación protocolaria perdió peso cuando se firmaron cerca de 30 convenios con Irán. Después, el Banco Central del Ecuador suscribió un acuerdo con el Banco de Desarrollo y Exportaciones de Irán, lo que influyó en la aplicación de medidas, por parte del GAFI, que incomodaron a Correa. La apertura de Embajadas en Quito y Teherán y las mutuas visitas de autoridades esclarecieron las intenciones. Todo parecía indicar que Correa buscaba ampliar los vínculos con Irán, siguiendo las orientaciones políticas de la Alba, ya que no parecían suficientes las motivaciones comerciales o económicas.

¿Qué similitud hay entre la política internacional de Irán y las posiciones del Ecuador? Irán, dirigido por un régimen teocrático y absolutista, practica una política que viola sistemáticamente los derechos humanos. No es creíble que Correa apoye la desaparición de Israel o que niegue la existencia histórica del holocausto, pero favorece la política atómica de Irán orientada a crear capacidades propias, incluso militares, porque arguye que esa es una manifestación de soberanía, aunque vaya en contra de obligaciones internacionales concertadas en el marco de la ONU. Además, cuando se trata de atacar las políticas defendidas por las grandes potencias, especialmente los Estados Unidos, Correa está dispuesto a poner en un segundo plano los derechos humanos y el sometimiento al derecho internacional.

El interés de Irán se ve con claridad. Cada vez más aislado, incluso en su propia región, busca establecer una cabeza de puente en América Latina, porque nuestro hemisferio está ganando voz y prestigio en el juego de la geopolítica. El reciente lanzamiento de misiles de larga distancia en el estrecho de Ormuz, y la advertencia de Ahmadinajed para que Estados Unidos no estacione fuerzas navales en dicha zona, son claros indicios de su preparación militar y de sus objetivos estratégicos. Se puede entonces deducir que, en las actuales circunstancias, el propósito de su gira por los países de la Alba no es “revisar el estado de ejecución de los proyectos conjuntos de desarrollo económico”.

Tanto la ONU como la Unión Europea están estudiando nuevas medidas de presión para obtener que Irán modifique su programa nuclear. Ahmadinejad viene para buscar una solidaridad que ofrezca oxígeno a sus peligrosas políticas. Ya veremos qué dice Correa para informar sobre la visita del líder iraní.