Washington Herrera

Negociaciones con México

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Martes 11 de febrero 2020

Considerando que en negociaciones económicas no hay filantropía ni magnanimidad la tarea para el Ecuador es difícil y más por la influencia de los Estados Unidos que impide a México mirar al Sur y porque su Acuerdo con la Unión Europea también establece restricciones. México tiene mayor poder de negociación debido a que el Acuerdo Económico es una exigencia previa para que el Ecuador acceda como miembro de la Alianza del Pacífico, objetivo que le obliga a nuestro país a culminar esta negociación.

De partida las exportaciones de México al Ecuador son cinco veces las de Ecuador hacia México debido a la asimetría económica, pero en todo caso el Ecuador necesita abrir todos los mercados posibles a pesar de la crisis del multilateralismo para obtener más dólares sea por comercio o por inversiones.

México ha invertido en Ecuador en telecomunicaciones que sobrepasan el 50% de las ventas de este sector, con ARCA Continental en empresas en marcha. Una firma mexicana compró cadenas de farmacias. En línea blanca hay inversiones, también en plásticos y otras en el sector cárnico, que en los últimos diez años suman USD 1600 millones, aprovechando la ventaja de que pueden retornar sus utilidades en dólares sin sufrir el riesgo cambiario, aunque algunas son inversiones en empresas ya existentes cuya transferencia de propiedad no aumenta el acervo ecuatoriano.

Si el Acuerdo entre los dos países funciona ojalá vengan inversiones nuevas para incrementar realmente la riqueza del Ecuador.

El sector automotor será un eje de esta negociación, toda vez que si el Ecuador baja sus aranceles entrarán a nuestro mercado libre de impuestos automotores de las 14 fábricas americanas, japonesas y europeas que producen en forma competitiva en México, gozando de una ventaja competitiva frente a los chinos que seguirán pagando aranceles.

Bueno sería que las fábricas mexicanas instalaran extensiones en el Ecuador para entrar en la fase industrial y no solo limitarse a la importación, pero esto no ha ocurrido ni en Colombia ni en Perú que son miembros plenos de la Alianza del Pacífico.

Si el Ecuador está aplicando el libre comercio con Europa puede soportar también la competencia de productos mexicanos, los que deberán probar su origen para merecer la eliminación de los aranceles. El mercado mexicano ha crecido mucho en varios productos que puede vender el Ecuador y esta sería la oportunidad para identificar desde ya los de mayor potencial. Si bien México tiene 120 millones de habitantes hay 52 millones de pobres que no son consumidores dinámicos, pero el resto si tiene un poder adquisitivo relevante.

Lo que no se puede permitir es que a pretexto de ser competitivo para vender al mercado de México se plantee cosas absurdas como la eliminación del impuesto a la renta ecuatoriano a los dividendos y utilidades de los accionistas extranjeros.