Previsión del clima del 26 al 30 de septiembre en Si…
Fallecido y desaparecidos en embarcación que naufrag…
Estas son las restricciones por Pico y placa en la s…
Quito no es amigable para las personas con discapacidad
2 130 personas siguen desaparecidas en Ecuador desde el 2008
Nuevo Ministro del Interior tiene tres retos priorit…
El tifón Noru en Filipinas deja al menos cinco perso…
La ultraderechista Meloni, la primera mujer en llega…

Mujeres en riesgo

La Navidad de este año tiene un telón de fondo sangriento, angustioso y pesimista.

No hay día cuando no lleguen noticias trágicas en cuanto a la seguridad de las personas y su vida: 136 mujeres fueron asesinadas en solo 7 meses de este año .

Las noticias prosiguen: tres muertos en un tiroteo dentro de un nightclub; tres tiernas criaturas secuestradas y asesinadas; una persona asesinada con siete puñaladas; un menor de 5 años envenenado; cinco hermanos mueren en fuego provocado. Y éstos son los hechos más notables, de última hora. Hay numerosos, de menor gravedad, que no se denuncian, especialmente por temor a represalias.

Vemos a un ministro del Interior, el señor José Serrano; una cúpula policial actuante; grupos de Policía y de la Fuerza Armada desafiando riesgos personales en la captura de grandes cantidades de estupefacientes, armas y municiones, liberando secuestrados por esa magnífica Unidad Policial Unase. Todo ese esfuerzo -que entraña peligro personal para los que están empeñados en la lucha a fondo contra la delincuencia- parece insuficiente, pues los criminales están mejor armados; forman redes de auxilio inclusive internacional, cuentan con lealtades que no se arriesgan a merecer la muerte en caso de desobediencia o falta de cooperación. Es poco tiempo desde cuando aparecieron en nuestro país los sicarios y sus actuaciones sanguinarias, etc., etc., etc.

Capítulo aparte es la muerte de mujeres o su peligro mortal debido a la violencia de esposos, compañeros, parejas y cuantos más modelos han surgido. Poco a poco están comenzando a denunciar las violencias que, en grado menor que la muerte, les causan heridas, minusvalía, deformaciones, especialmente de su faz .

Entre enero y julio del año pasado se produjeron 133 crímenes contra mujeres. Las víctimas en mayor número fueron de edad entre 16 y 30 años; 52% fueron victimadas en su propio domicilio.

En el año actual 2013 han presentado a los juzgados del país -solo entre julio y octubre- 19 393 denuncias, de las que se han resuelto 5 026 y están en trámite 14 368.

Todavía rige en muchos hombres el prejuicio de considerar a la mujer como un ser inferior que solo tiene que obedecer y trabajar, so pena de recibir insultos, golpes y -en el extremo- heridas y muerte.

Ha desaparecido en alto porcentaje la consideración y respeto para ellas. Inclusive la generación joven de varones las trata con el calificativo de "peladas". Y ellas no protestan, no reclaman un poco de cortesía y buena educación, menos una palabra o frase de elogio a su belleza y a sus múltiples virtudes y sacrificios.

No es regla general, pero la observación de casos para acudir a la justicia durante medio siglo, nos lleva a la conclusión de que hombre que golpea a la mujer es cobarde. Si le ponen un familiar al frente, la bravata y la amenaza cesan.