Carlos Jaramillo

Movilidad, reto prioritario

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 15
Sábado 12 de enero 2019

cjaramillo@elcomercio.org

Uno de los mayores desafíos que tienen la actual Administración Municipal y las que le reemplazarán es la implantación de un sistema integrado de movilidad para Quito, cuyos pilares fundamentales son el Metro, que comenzará a funcionar, en su primera etapa, en noviembre del presente año, de acuerdo al cronograma establecido, y el servicio de buses articulados, que ha dado buenos resultados y se halla en proceso de renovación.

El problema es más complejo y prioritario por el vertiginoso crecimiento de la capital, que, según estadísticas del Instituto nacional de Estadísticas y Censos, INEC, terminó el 2018 como la urbe más poblada del país, con 2´781.641 habitantes frente a 2´723 de Guayaquil, que siempre ocupó el primer lugar.

La construcción del Metro, entre el barrio Quitumbe, al sur de la ciudad capital, y El Labrador, al norte, con 22 kilómetros de longitud, es la mayor obra de movilidad urbana emprendida en el Ecuador y se anunció que este mes llegarán la segunda de las 18 locomotoras contratadas y las primeras gradas eléctricas para los estacionamientos.

Lo curioso es que recién está cerca de culminar la construcción de la primera etapa de tan emblemática obra y varios de los 18 candidatos para reemplazar al alcalde Mauricio Rodas y funcionarios municipales consideran indispensable que, desde ya, se den los pasos iniciales para la prolongación del Metro hacia el norte y hacia el sur, por lo menos en los tramos de mayor congestión, ya que la primera etapa que está en construcción cubrirá apenas la cuarta parte de la longitud de la urbe.

Lo grave es que, por ahora, el Municipio capitalino no está en capacidad de financiar dicha ampliación, tomando en cuenta que la fase inicial costó 2.009 millones de dólares.

El sistema de transporte colectivo, que beneficia al 72% de la población, y que, sin duda, ha dado resultados aceptables, es el de los buses articulados, que se venía planificando desde hace algún tiempo y lo hizo realidad el alcalde Jamil Mahuad.

Luego se cumplieron algunas mejoras y ampliaciones del servicio y actualmente realiza 1´200.000 viajes diarios, según datos de la Empresa Metropolitana de Transporte de Pasajeros.

En vista de que los primeros vehículos de estas características, que entraron en funcionamiento hace 23 años, han cumplido ya el tiempo útil, con mayor razón si se considera su intensa actividad, se había decidido reemplazarlos con 50 unidades de mayor capacidad y 20 de ellos con funcionamiento eléctrico.

Pero el alcalde Rodas anunció el martes último que, “por delicadeza”, ha dejado pendiente para que el nuevo Burgomaestre y su cuerpo edilicio realicen la licitación y la adjudicación correspondiente, lo cual es motivo de polémica, ya que, como es obvio, demorará algún tiempo esta solución que es urgente.