Miguel Rivadeneira

Despierten frente a corruptos

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 64
Lunes 19 de agosto 2019

Lo ocurrido en las elecciones primarias de Argentina refleja que los pueblos quieren seguir en el estado de pobreza, sometidos al engaño del populismo y los gobiernos que etiquetaran en la región el socialismo del siglo XXI, que fracasó rotundamente pero que con engaños y una atosigante propaganda oficial mantuvieron la esperanza en medio de las angustias por mejores días, que nunca llegaron.

En Argentina no sirvió el descubrimiento de tanta corrupción y robo descarado durante más de una década del kirchnerismo. Les sorprendieron con costales de millones de dólares, enormes cajas fuertes con dinero y ex altos funcionarios fueron a parar a la cárcel, pero el pueblo ha votado a favor de esta tendencia. No reparan que aquel discurso de los populistas de luchar contra la pobreza solo les ha servido para que ellos (líderes, dirigentes, miembros y allegados) salgan de la pobreza y pasen a mejor vida con discursos demagógicos, que envuelven al electorado.

Al pueblo no le importan las secuelas de estas amenazas, que se reflejaran de inmediato en la incertidumbre, el nerviosismo de los mercados, la caída de las bolsas, el sustancial aumento de la tasa de cambio del dólar, sin darse cuenta de que eso le pasará factura en el tiempo con el encarecimiento del costo de la vida y la profundización de la pobreza.

No se dan cuenta del ejemplo del populismo rampante en Venezuela, que en nombre de la revolución bolivariana le ha llevado a la peor crisis de su historia, con los peores indicadores económicos, sociales y de seguridad en el planeta, a pesar de contar con una de las mayores reservas petroleras del mundo.

En Ecuador se ha destapado la enorme y mayor corrupción que se institucionalizara durante los diez años del nefasto correísmo, al punto que la Fiscalía ha formulado cargos con elementos de convicción y pruebas documentales y testimoniales. Ha señalado que el prófugo que está escondido en Bélgica lideró una “bien estructurada organización delictiva”, en nombre de la revolución ciudadana. Por ello está procesado, junto a su ex vicepresidente y más de una veintena de ex ministros y ex altos funcionarios, unos presos con sentencia y otros fugados.

Lastimosamente los pueblos no reparan en lo que el populismo ha hecho: destruir las instituciones, haber generado mayor inseguridad, pobreza y una profunda migración, que directamente les afecta a ellos, que seguirán condenados a un estado de vida de miseria pero con la esperanza de que los redentores de la “Patria nueva” les atiendan con políticas asistencialistas, aunque roben.

Los problemas culturales y la falta de educación, que a los populistas no les conviene superar, profundizan las crisis y por ello los pueblos no solo tienen los gobiernos que se merecen sino los gobiernos que se parecen. Si eso quieren, que no se quejen luego.