Lasso aumentará apoyo para el financiamiento del Metro
Investigan secuestro en Quevedo de supuesto hermano …
Personas rescatadas en vehículos atrapados por desla…
Corridas de toros clandestinas fueron suspendidas en valles
El exgobernador del Guayas Juan Pablo Moncagatta falleció
Transporte, salud y restaurantes aportaron más a la …
18 vehículos, arrastrados por el agua durante lluvia…
Alerta sobre transmisión comunitaria de Ómicron en I…

Mi progresismo

Supongo que cada persona tendrá su idea de lo que debe ser la política democrática y su propia concepción de lo que debe ser el progresismo. En este punto -en lo del progresismo- tengo una opinión formada: Primero: el progresismo se debe basar en los límites, en el control y en la rendición de cuentas del poder. Es que el poder debe ser, por definición, moderado, limitado y responsable. La historia prueba mil veces y sin que haya lugar para la duda razonable, que quien tiene el poder lo quiere acumular, lo quiere multiplicar y lo quiere para siempre. En eso el poder, supongo, debe tener efectos sicotrópicos.

Segundo: la división del poder debe ser real, es decir que un régimen no podrá ser progresista si el Ejecutivo, en la práctica, controla o influencia a los jueces y si el Legislativo es obediente y no deliberante, es decir si se allana a las órdenes del poder y no existe debate de ninguna naturaleza. El monopolio del poder y el progresismo se repelen. Resulta contradictorio que, en la práctica, la división del poder sea apenas una fachada y el poder, en cambio, sea monolítico e incontestable. Divide y progresarás.

Tercero: en la práctica, y no solamente en la letra de la Constitución, el Estado tiene que ser laico. Si las decisiones políticas se toman sobre la base de los dogmas y de las creencias religiosas, habrá regresión y en ningún caso progresismo. No basta -como hace más de un siglo- con que la sociedad civil esté separada de la iglesia: es elemental que los debates, las reformas y las medidas del poder estén despojadas de teñiduras religiosas. La política mezclada con la religión degenera, por fuerza, en discriminación y en segregación.

Cuarto: también en la vida real, debe haber pluralidad de partidos políticos y libre circulación de ideas. Si la mente delinque, no hay progresismo. Si el aparato estatal reprime el pensamiento, no hay progresismo. Si el poder decide qué ideas son verdaderas y cuáles falsas, no hay progresismo. Si el poder argumenta y pone en práctica su inexistente infalibilidad, no hay progresismo. Si, en la vida misma, el partido es el gobierno y si el gobierno es el Estado, no hay progresismo. Si se impone una ideología única, en la que hay que creer a pie juntillas, no hay progresismo. Si se debe considerar una alianza con el poder para salir adelante, no hay progresismo. Si las opiniones y la información deben pasar por el cedazo del poder, pues, no hay progresismo .

Quinto: el progreso de la sociedad puede ser compatible con el desarrollo del individuo. Debe ser viable que, de la mano, salgan adelante al mismo tiempo la sociedad y los ciudadanos. Para que un régimen de verdad sea de verdad progresista, el Estado debe ser servidor del ciudadano y no viceversa. Si se asfixia al ciudadano, no hay progresismo. Si el ciudadano es simplemente una estadística en una base de datos, no hay progresismo.

Y así por el estilo…

Suplementos digitales