Juan Esteban Guarderas

Mbappé, líder del futuro

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 25
Viernes 12 de octubre 2018

“Toda la vida de las sociedades en las cuales reinan las condiciones modernas de producción se anuncia como una inmensa acumulación de espectáculos”. En el clavo, no hay muchos conceptos que expliquen mejor nuestro tiempo. “La sociedad del espectáculo”, inmejorable título (yo lo propondría como etiqueta de la vida actual) del libro del filósofo francés Guy Debord, que describió así la sociedad ya en 1967. Profético.

En la última cobertura de la revista Time al encabezado “Líderes de la siguiente generación” le sucede una foto enorme de Mbappé. ¿Se trata de una tonta exageración? ¿Me estoy impresionando de una simple loa hiperbólica? No, aunque moleste, creo que la revista tiene razón.

En el fútbol es correcto, apreciado y celebrado el fingir faltas para ganar penales, común y normalizado el buscar infringir molestias y agresiones al contrincante sin que lo detecte el árbitro, celebrar de manera despampanante los goles en la cara del rival. Cuando me hablan del deporte como una fuente de valores positivos tengo grandes problemas incluyendo en esa categoría al fútbol actual (a años luz de los ideales olímpicos de fraternidad y ética). Más acertado me parece calificarlo como un espectáculo de actividad física. Eso explica mejor la influencia descomunal de esos actores, así como el temor que me genera que esas personas, con ese bagaje, “nos influencien”.

En EE.UU. hay una avalancha inédita de escándalos y una degradación sin precedentes de las instituciones públicas. Eso debería movilizar al electorado, pero aun así este parece apático. Claro, hasta que esta semana la cantante Taylor Swift anunció que votaría por los demócratas en las seccionales de noviembre, causando un surgimiento en el empadronamiento de la gente para votar. Es de notar que esa artista no ha sido particularmente identificada como una lumbrera intelectual.

Leonardo Dicaprio no es un científico, está lejos de ser uno de los mayores especialistas mundiales sobre sistemas ambientales, no es ni siquiera –ni de lejos– uno de los mayores donantes privados para las causas ecológicas, pero es Mensajero de la Paz de las NNUU para la protección del medio ambiente. No critico al organismo, sino a la gente que necesita ávidamente del espectáculo.

Piensen en Correa y sus sabatinas. Pocas organizaciones abanderaron más el espíritu de espectáculo que Alianza País. De ‘Ecuador Tiene Talento’ Wendy Vera pasó a ser asambleísta y a dedicar ese tiempo a comprarse joyas. Junto con Agustín Delgado, entre otros similares, son los perfiles que AP consideró idóneos para que emitan las leyes de este país. Se acercan las seccionales, nos propondrán una nueva temporada de espectáculos. Tengo la esperanza –aunque tal vez ilusa– de que podemos demostrar ser más ambiciosos.

jguarderas@elcomercio.org