Mauricio Pozo Crespo

¿Porqué hay desocupación?

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 38
Sábado 01 de junio 2019

Si se utiliza la teoría económica para explicar las causas del desempleo en una economía se pueden encontrar 2 grandes vertientes: la visión neoclásica y la lectura keynesiana. En el caso de la primera, la causa de la desocupación se deriva de un costo de las remuneraciones excesivamente elevado, es decir, contratar trabajadores es más caro que la productividad que rinde cada nuevo empleado. En la práctica, ese precio excesivo de las remuneraciones no es necesariamente que solo los salarios sean muy elevados sino que en general el costo que involucra contratar es demasiado alto: valores de las aportaciones al IESS, pago de utilidades a los trabajadores, costos para despedir un empleado, imposibilidad de pagar las remuneraciones en horas trabajadas, etc. En otras palabras, estos costos excesivos hacen que la oferta laboral, la que es atribuida a los trabajadores que son los que ofrecen su contingente laboral, sea superior a la demanda de trabajo, concepto atinente a los empleadores que son los que buscan o demandan trabajadores. Como la oferta es mayor a la demanda, los precios, es decir el costo de las remuneraciones, deberían bajar para que la oferta se equilibre con la demanda de trabajo y el desempleo se elimine. En este sentido, la recomendación de la política económica en este ángulo de análisis es, en general, reducir el costo de la contratación.

La explicación Keynesiana, por su parte, sostiene que no es un problema del costo de las remuneraciones sino de la falta de demanda efectiva, es decir, sin importar que las remuneraciones puedan reducirse, el desempleo igual persistirá porque las empresas no pueden vender lo que planean porque no tienen la demanda suficiente. Esto significaría que la prescripción de la política económica debe dirigirse a incrementar la demanda antes que en reducir el costo de las remuneraciones.

Un economista racional y medianamente formado no puede aplicar tipo “copy paste” lo que dice la teoría económica, sea ésta la de inclinación neoclásica, keynesiana u otra. Lo correcto y responsable es analizar de forma práctica el problema, recoger lo mejor de cada escuela del pensamiento económico y diseñar la mejor decisión económica de la forma más objetiva e imparcial.

En ese sentido, la realidad de la economía ecuatoriana tiene 2 grandes causales del desempleo, sin que sean los únicos: costos de contratación, estructura laboral y un marco legal obsoleto y caduco y, además, una demanda insuficiente que explica una clara coyuntura de estancamiento económico. Por lo tanto, la recuperación del empleo debe sustentarse en un marco legal laboral moderno, eficiente y acorde a la realidad nacional e internacional, al tiempo de acciones que promuevan la inversión privada para reanimar la producción y el empleo.