Óscar Vela Descalzo

Marchán en Londres

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 0
Contento 55
Domingo 16 de diciembre 2018

ovela@elcomercio.org

Tras haber pasado diez años vergonzosos en materia de política exterior, el gobierno ha tenido otro acierto al nombrar al diplomático, escritor y académico de la lengua, doctor Jaime Marchán Romero, como nuevo embajador del Ecuador en Reino Unido.

La década pasada será recordada por las fechorías que se cometieron en ella, como el repudiable y hasta hoy misterioso hecho delictivo de la droga introducida en la valija diplomática, o, por ejemplo, haber entregado la cancillería ecuatoriana a una horda de funcionarios ignorantes e improvisados que solo respondían, temerosos y cabizbajos, a los exabruptos de un dictadorzuelo lleno de complejos y frustraciones. De hecho, la pandilla verde dejó por los suelos nuestras relaciones internacionales al alinearse cual manada con los más grandes tiranos del planeta, convirtiéndose así en cómplices o encubridores de desastres humanitarios ominosos como el de Venezuela y de dictaduras abominables como la de Corea del Norte.

Pero, además, entre muchas indecencias, siempre alentadas por un afán revanchista y vengativo, digno de una enorme limitación intelectual, cerraron la Academia Diplomática y dejaron al servicio exterior a la deriva, huérfano de profesionales y, consecuentemente, plagado de mediocres y arribistas. Por ventura esa época oscura se ha terminado y hoy se respiran nuevos aires en el palacio de Najas.

Jaime Marchán, diplomático de dilatada experiencia, pero ante todo caballero y demócrata convencido, sabrá conducir su misión por el camino de la observancia irrestricta a los principios generales del derecho internacional, defensa de nuestra soberanía y respeto a los derechos universales del ser humano. Recibirá, eso sí, una embajada con un enorme problema ocasionado por el asilo de Julian Assange, este incómodo y rebelde inquilino que nos dejó el nefasto gobierno anterior en Londres, ciudad que será la nueva residencia de un embajador de carrera. Justamente este caso, complejo y delicado por su connotación internacional, caerá en las mejores manos.

Lo negativo del nombramiento es que, al menos por ahora, el país pierde a uno de sus escritores más importantes, aunque nos deja en estos momentos el último ensayo que se ha publicado en España sobre el conjunto de su obra, ‘Jaime Marchán: homo viator’, de la autora Eloísa Hagen-Melo, doctora en Filología Hispánica de la Universidad de Berna. Este ensayo que reúne entre sus páginas el mundo nómada de la literatura de Marchán y su vínculo casi siempre distante del Ecuador, fue publicado por la prestigiosa editorial española Verbum y está prologado por Wilfrido H. Corral. ‘Jaime Marchán: homo viator’ indaga en las obras y las vertientes literarias del escritor, y entre ellas analiza de modo general otros autores nacionales que compartieron y aún comparten el estrecho espacio de las letras ecuatorianas que trascienden en el exterior. Sin duda se trata de una obra referente para la literatura ecuatoriana.