Ejecutivo llega a acuerdos con aliados de la Conaie
Guardias privados refuerzan vigilancia en zona banca…
Comisión analiza problemas por minería ilegal en Zaruma
PCR ya no es obligatoria para ir a Galápagos
Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos reciben ins…
Talibanes dispersan protesta de mujeres que reclamab…
Víctima de Freddy Carrión se declara ‘sobreviv…
Asamblea investiga presunta trama de corrupción de Á…

Los presidentes que dicen mentiras

Donald Trump: “Mira lo que pasó anoche (un atentado) en Suecia (…) ¿Quién lo creería? Suecia. Recibieron a muchos (inmigrantes). Están teniendo muchos problemas que jamás imaginaron”.

Nicolás Maduro: “En Venezuela (…) estamos haciendo una revolución de independencia, de dignidad”.

Las declaraciones, en su orden, de los presidentes de EE.UU. y de Venezuela se incluyen en lo que los especialistas en comunicación denominan apropiadamente la ‘cultura de la mentira’. Las palabras de uno y otro líder neopopulista -que no son los únicos en el mundo que distorsionan la verdad- son de falsedad absoluta. Solo demuestran mala fe, ignorancia, su apego a la ‘cultura de la mentira’ y que esta se expande en el planeta.

Ahora mismo, en algún punto del orbe, un dirigente mundial o un líder regional o local, o una autoridad de segundo órden está falseando o manipulando la realidad. O las estadísticas y los resultados electorales, con la intención de engañar a sus mandantes.

Venezuela no es escenario de ninguna revolución; al contrario, se trata de uno de los países más miserables y más saqueados del continente americano. Además, soporta una crisis humanitaria de calado.

Asimismo, en Suecia no se produjo ningún ataque terrorista y los inmigrantes no causan problemas.

El falso atentado en el Estado escandinavo se incluye en la categoría de los ‘hechos alternativos’, el eufemismo o juego de palabras que Trump ha patentado para etiquetar a sus engaños. Los chavistas, menos creativos, simplemente tratan de imponer ‘su verdad’ a golpes y carcelazos.

Pero las falsedades que se lanzan en estos tiempos convulsos pueden ser más fácilmente verificables, pues hay una serie de mecanismos para desenmascarar a quienes manipulan la realidad. El temor a la verdad ha hecho que políticos neopopulistas y de otras tendencias acosen a la prensa independiente. Ahora se los puede poner en evidencia…

Suplementos digitales