León Roldós

Odebrecht, sponsor impuesto

valore
Descrición
Indignado 51
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 55
Miércoles 15 de mayo 2019

¡Sponsor” significa ser patrocinador, financista. Vean el espacio de café La Posta, del jueves 9 de mayo del 2019, en que es entrevistado Fabricio Correa Delgado, que relata como en el año 2006 se financió la campaña del binomio Correa – Moreno.

No necesariamente daré crédito a todo lo expresado por Fabricio Correa. Hasta menciona que Rafael Correa cuando fue Ministro de Finanzas de Alfredo Palacio, el 2005, habría volado en avión gestionado por Odebrecht. Lo que tengo claro es que Lula fue el promotor de que Odebrecht sea el “sponsor”, el gran patrocinador de los gobernantes y de las fuerzas políticas del modelo del socialismo del siglo XXI.

Cuando Correa el martes 23 de septiembre de 2008 expulsó a Odebrecht, Lula tranquilizó a la empresa “...habrá elecciones el domingo, dejemos pasar la pelota para solucionar este problema”. –En términos vulgares, como que quiso decir “la rabieta se les pasará”–. El domingo 28 fue la consulta para aprobar la Constitución de Montecristi.

Correa, Lula y Chávez se reunieron en Manaos, el miércoles 1 de octubre de 2008 –solo 8 días después de la expulsión–. Lula impulsó el tema y al terminar la reunión expresó: “No tengo dudas de que Ecuador es un gran socio de Brasil, Rafael es un gran amigo” (…). “Si hubo un problema con la empresa, será solucionado y continuaremos siendo socios como siempre fuimos”. Chávez puso la cereza al pastel en esa reunión: “Odebrecht es un ejemplo de transparencia y merece confianza absoluta”. Asumió la proclama de la juventud bolivariana, “alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina”, y, “para eso –indicaba- está Odebrecht”.

El sometimiento de Correa a Lula se demoró en formalizarse. El 21 de noviembre del 2008, Brasil llamó a consulta al Embajador del Brasil en Quito. Textualmente, el canciller de Brasil se refirió a los problemas de Odebrecht en el Ecuador y expresó “La primera medida es esa, el embajador brasileño está siendo llamado para consulta. Quien conoce las prácticas diplomáticas sabe exactamente lo que eso significa. Eventualmente tomaremos otras. Tenemos una amplia cooperación con Ecuador que vamos a examinar a la luz de esta decisión [...] La misma no corresponde con lo que nosotros creemos deben ser las relaciones entre dos países amigos”.

El gobierno ecuatoriano se bajó los pantalones. Se aceptó la imposición de que siga Odebrecht y se multiplicaron los nuevos contratos. También se incrementó la nómina de los beneficiados por Odebrecht en el Ecuador. Ahora están apareciendo sus nombres.

Lo de otras empresas en la investigación de “arroz verde”, sin Lula de intermediario, corresponde al mismo esquema de corrupción.

¿En serio va a transparentarse todo?, Ojalá sea verdad.