Julio César, el maestro

No solo en la cátedra universitaria Julio César Trujillo ejerció su condición de maestro, sino que su vida y sus acciones por las causas que asumió, constituyeron un real ejercicio de su magisterio. No se quedó en las palabras, las plasmó en actuaciones.

La última ocasión que conversé con Julio César fue la mañana del jueves 2 de mayo del 2019. Lo visité en su despacho de Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) transitorio.

Su mayor preocupación estaba en que lo trabajado en el Cpccs, se proyecte en el ejercicio de toda la institucionalidad resultante de lo actuado. Destacaba que, en el interior del Cpccs transitorio, todos aportaron a la imagen que el Ecuador percibió, donde no necesariamente había plena coincidencia entre sus miembros, pero nunca las discrepancias se llevaron a planos de agravios y acusaciones, sino que se convirtieron en elementos para la mejor motivación de lo que fue decidiéndose. Tomada una resolución, se cerraba el caso y se seguía trabajando.

Estaba convencido que la Contraloría había sido un espacio institucional donde se había trabajado con eficiencia para evidenciar la corrupción. La propuesta de Tribunal de Cuentas le parecía procedente, para fortalecer al organismo de control.

Tenía mucha expectativa en que Diana Salazar sea una excelente Fiscal General, para viabilizar la sanción de la corrupción, porque ésta aún no ha sido sancionada, a pesar de los indicios entregados por la Contraloría, de las múltiples denuncias -algunas se canalizaron por el Cpccs transitorio- y de las investigaciones de medios y de periodistas. Su reflexión fue que Diana está actuando bien y de inmediato, sobre lo que estaba llegando a su conocimiento.

Estaba muy satisfecho por las actuaciones de la Corte Constitucional.

En cuanto a la evaluación de los jueces de la Corte Nacional de Justicia, en proceso por resolución del Consejo Nacional de la Judicatura, en relación a la cual fui designado uno de los veedores por el Cpccs, pensaba que debía acelerarse. En materia penal, la mejor actuación de la Fiscalía podría no tener los resultados que se esperan, de no existir jueces probos. Yo le reiteré lo que públicamente sostengo. El Cpccs transitorio alcanzó tanta fuerza ética, que no hubo manera que leguleyada alguna le impida actuar. El correato creyó que todos los espacios los había copado con nudos gordianos supuestamente imposibles de desatar. El Cpccs transitorio cortó los nudos gordianos, para re- institucionalizar al país.

Su vida cotidiana también fue una lección y con Martha Troya, en casi seis décadas de matrimonio, fueron ejemplo de unión sustentada en el amor y la fe en Dios. A Martha, la solidaridad y afecto del pueblo ecuatoriano.

Suplementos digitales