Pablo Cuvi

Darse el vire

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 75
Sábado 15 de febrero 2020

Mientras los genios de la Asamblea dedicaban una mañana entera a pronunciar discursos cursis para decretar que el Chimborazo es la montaña más alta del Ecuador (según la crónica del brillante Roberto Aguilar) la mayoría del Parlamento español, con la sola oposición del Partido Popular y la ultraderecha de Vox, admitía a trámite el proyecto para la legalización de la eutanasia.

Me dirán que la política española no es ejemplo de nada. En parte sí, en parte no; baste recordar que acaba de formarse en Quito un grupo que se declara hispanista, admirador de Vox y defensor de esas tradiciones retardatarias que se remontan a Felipe II. Sin embargo, el 58% de la población española está a favor de regular la eutanasia. Para no hablar de países como Holanda donde están a punto de proveer a los ancianos que así lo deseen de una píldora letal. O de Suiza, donde el suicidio asistido es una práctica legalizada hace mucho rato de modo que muchas personas viajan allá con tal fin.

Ante esa perspectiva, los herederos de ese franquismo que se cargó a cientos de miles de españoles durante y después de la guerra civil (españoles jóvenes sobre todo que sí que querían seguir viviendo) se oponen ahora a que un pobre enfermo terminal opte por una muerte digna y asistida pues caería en pecado mortal.

Con la Iglesia topamos, Sancho. Porque las religiones habían nacido para dar respuesta al enigma de la muerte, consolarnos del miedo que genera y dar sentido a nuestro tránsito por este valle de lágrimas. Entonces, no hallaron mejor solución que inventar la vida eterna y reglamentarla y administrarla desde acá. Por tanto, sería absurdo pedirle al Vaticano, por ejemplo, que acepte la posibilidad de que un enfermo terminal pueda optar libremente por dar fin a un dolor insoportable. Ello socavaría su principal razón de ser y atentaría contra un designio divino.

Pero resulta que el Ecuador es un Estado laico. Aunque tenga un CNE que contrata a un delincuente para que organice las elecciones, y haya una alcaldesa que exige disparar primero y preguntar después, y una Asamblea en fase terminal que cada día se gana el derecho a una eutanasia fulminante, este Estado precario debería proteger, al menos legalmente, a una adolescente preñada por una violación y a un anciano vejado por un mal intolerable para que sean ellos quienes decidan sus destinos.

¿Será el peso de viejos dogmas? Las monjitas de Manta me enseñaron que el suicida se condenaba al fuego eterno. Pero eso ya no corre porque hace un par de años Francisco abolió definitivamente el Infierno y decretó que los malos simplemente desaparecen. Humm, tal medida parece más bien un premio que un castigo: son ellos los que descansan. Porque, ¿se le ocurre a alguien tormento más tenaz que seguir siendo uno mismo por toda la eternidad?