Miguel Rivadeneira

¿Jueces violadores de la ley?

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 74
Lunes 07 de septiembre 2020

La más alta administración judicial del país (Corte Nacional) está en una disyuntiva en uno de los casos de corrupción más escandalosos de la historia reciente, Sobornos 2012-2016: o brilla la justicia, se respeta el Derecho, o simplemente sigue la impunidad y se determina que seis jueces penales, en dos instancias, violaron la ley al condenar por cohecho agravado a una veintena de ex altos funcionarios y empresarios y por tanto se acepta la casación.

En este caso, la Fiscalía, con el soporte del Procurador, probó el cohecho con centenares de pruebas testimoniales, documentales, cheques admitidos, depósitos, cuadernos y tantos otros y establecieron que en la Presidencia funcionó una organización delincuencial. Por ello los dos tribunales, por unanimidad, dictaron la sentencia condenatoria y fue rechazada la apelación.

En la fase de casación, por mandato del Código Penal, solo se falla a favor cuando los jueces hayan violado la ley, por contravenir expresamente a su texto, por haber hecho una indebida aplicación de ella o haberle interpretado erróneamente (art. 656). Sin embargo, en la audiencia de la semana pasada, los procesados repitieron que han sido perseguidos políticos, que no cometieron el delito, que no recibieron sobornos, cuando en el proceso la Fiscalía presentó tantas pruebas que quedó demostrado y que además no era materia de análisis en esta audiencia, al punto que uno de los sentenciados, al admitir los hechos, solo pidió que se le reduzca de 8 a 5 años la pena. Empero, lo fundamental en una casación, no sustentaron ni motivaron debidamente que los seis jueces nacionales hayan violado la ley en su actuación.

¿Los tres conjueces, o al menos dos de ellos, pueden echar abajo una sentencia por intereses políticos de quienes gobernaran diez años y en los cuales se cometieron actos de corrupción, uno con sentencia por asociación ilícita y otros que están en indagación y judicializados?

Si se acepta la casación, ¿cómo quedará la Corte Nacional ante el país y el mundo, como una burla? ¿Con un tercio de sus jueces que en el trámite de las causas violan la ley? ¿O simplemente se evidencia lo que el prófugo en Bélgica se comprometiera públicamente que le iba a meter mano a la justicia, como se evidenciara con persecuciones, juicios y fallos, y que aún quedan rezagos de esos operadores?

Por algo la casación es un recurso final, una vez terminado el juzgamiento y, dice el COIP, “no son admisibles los recursos que contengan pedidos de revisión de los hechos del caso concreto, ni de nueva valoración de prueba”. Por ello, según las estadísticas reveladas en el máximo organismo judicial, más del 90 % de los pedidos de casación es rechazado. ¿Será que los conjueces aceptan y dejan en mal predicamento a la justicia y a la Corte, con jueces violadores de la ley?