valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Domingo 29 de julio 2012
29 de July de 2012 01:15

En junio del presente año, la Universidad Espíritu Santo-UEES publicó el número 19 de la revista semestral Pódium que es el órgano oficial de divulgación de trabajos de investigación elaborados por docentes y profesionales invitados. En esta edición presenté a consideración del Consejo Editorial un trabajo de investigación sobre los flujos de ahorro e inversión en el Ecuador y el comportamiento de la demanda interna durante los años de dolarización y su interrelación con las cuentas externas. Como fuente primaria de recolección de información utilicé las cifras que publica el Banco Central del Ecuador. El análisis se lo dividió por períodos de gobierno para contrastar las diferencias. Utilizando el modelo de economía abierta se realizó un análisis del impacto que los flujos de ahorro-inversión de cada sector tuvieron sobre el saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Para los economistas es obvio que la demanda interna, es decir lo que se gasta en la economía restada del ingreso nacional bruto disponible es igual al saldo de la cuenta corriente. Si los gastos exceden los ingresos significa que el ahorro interno ha sido insuficiente para financiar la inversión y por lo cual la diferencia se debe financiar acudiendo al ahorro externo lo que a su vez se reflejará en el saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Es decir, que en una economía abierta como la ecuatoriana, lo que pasa al interior de la economía tiene su contrapartida en los saldos del sector externo. Este trabajo fue actualizado recientemente tomando las últimas cifras publicadas por el Banco Central cortadas a diciembre del 2011. Durante la vigencia de la dolarización, la demanda interna, es decir el gasto, excedió al ingreso en siete de los doce años por lo cual en ese período se registraron déficits en el saldo de la cuenta corriente. Analizando los flujos de ahorro-inversión en el período 2000-2007 se observa que en el sector público, en todos esos años, el ahorro fue mayor que la inversión lo que se tradujo en un superávit en el resultado global del sector público no financiero. En ese mismo período la inversión del sector privado, en 5 de los 8 años, fue mayor que el ahorro generado por el sector lo que influyó en el saldo de la cuenta corriente. En el período 2008-2011, el ahorro público fue menor a la inversión y en el sector privado en dos de los últimos cuatro años, el ahorro fue mayor a la inversión. En el período 2000-2006 la inversión privada representó en promedio el 16.6% del PIB, y la pública 5%. En los últimos cuatro años, la inversión pública representó el 12.3% del PIB y la privada el 12.5%. Al inicio de la dolarización la inversión total representó el 20.5% del PIB y al cierre del 2011 la relación fue del 25.7% debido al repunte de la inversión pública.