Jorge Gallardo

Impuestos

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Domingo 29 de enero 2012
29 de January de 2012 00:01

Durante los años 1988 y 1989 en el Ecuador se iniciaron las reformas al sistema impositivo. La primera reforma aprobada en Diciembre de 1988, estuvo orientada a rebajar los niveles de impuestos que podían llegar a porcentajes prohibitivos; eliminar una serie de impuestos de bajo rendimiento y difícil recaudación; simplificar la administración de impuestos; e incorporar a la banca en la recaudación de impuestos aprovechando su plataforma tecnológica. De esta manera desaparecieron las oficinas de recaudación de impuestos que se habían convertido en focos de corrupción. Además, dada la situación precaria de las finanzas y los altos niveles de inflación, se hacía necesario recaudar los impuestos anticipadamente, para lo cual se generalizó las retenciones en la fuente. Al siguiente año, luego de dos períodos de debates sobre el contenido de la reforma- los que contaron con una amplia participación de representantes de la sociedad civil, el Congreso en Diciembre de 1989 aprobó una profunda reforma impositiva que marcó el inicio de la modernización tributaria en el país y del cambio del modelo de desarrollo. Conforme la revolución tecnológica se diseminaba por el planeta, la administración tributaria fue incorporando los nuevos desarrollos tecnológicos para hacer más eficiente la aplicación de la ley. Se creó el Servicio de Rentas Internas como institución autónoma encargada de recaudar impuestos. Así se procedió con la administración aduanera modernizándola, quedando atrás, poco a poco, la época en que la corrupción aduanera era rampante. Con relación a la recaudación de impuestos estos han fluctuado entre 2000 y 2006 entre 10% y 11% del PIB. En 2006, la recaudación neta, es decir deduciendo las devoluciones de impuestos, llegó al 10.8% del PIB. En cambio en 2011 las recaudaciones netas representaron el 13.2% del PIB. Sin embargo, para comparar las cifras se debe de partir del hecho de que en 2006 no existía el impuesto a la salida de divisas y tampoco el impuesto sobre los activos en el exterior que en 2011 representaron el 0.8% del PIB. Así mismo, las recaudaciones por concepto del IVA e ICE a las importaciones han aumentado por el crecimiento de las importaciones en más diez mil millones de dólares entre el 2006 y 2011 que de manera incremental han representado aproximadamente el 1.8% del PIB. Las cifras de los últimos años, demuestran dos cosas, la primera es la continua mejora en la administración tributaria, y la segunda , la carga tributaria es adecuada. Si se quisiera recaudar más impuestos, se deberá disminuir la informalidad incorporando de manera paulatina la economía subterránea a la economía formal ampliando la base tributaria.