Lolo Echeverría Echeverría

Ideas y su difusión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sábado 28 de julio 2012
28 de July de 2012 00:01

La Corte Constitucional convocó la semana pasada a sesión para que uno de los magistrados presentara el análisis jurídico de una ley que limita el derecho a la información. El análisis fue suspendido y en su lugar tuvimos el pleito, a gritos, entre un magistrado de la Corte y un asambleísta que se acusaban mutuamente de ladrones.

En contraste, un científico expone sus observaciones acerca del modo en que el cerebro humano ve la realidad; un jurista habla de la teoría de la justicia; una lingüista de la capacidad de los niños para aprender idiomas; la audiencia agradece y aplaude porque son ideas dignas de difusión. La diferencia entre una reunión y otra está, en gran parte, en la libertad. Libertad para expresar ideas y libertad para aceptarlas o rechazarlas.

Este segundo modo de difundir ideas ocurre en Quito y en otras ciento veinte ciudades del mundo gracias a una organización, sin fines de lucro, que promueve el anhelo de entendernos entre los seres humanos. La organización se llama TED porque inicialmente estaba confinada al campo de la tecnología, el entretenimiento y el diseño. TED ha puesto en marcha una rueda, según metáfora de su anfitrión, Chris Anderson. Empieza con una persona, una idea y un grupo de personas de espíritu curioso dispuesto a escucharle. Un grupo de organizadores crea el ecosistema apto para la difusión de esa idea y la rueda sigue girando. Los asistentes desean participar o sugerir un participante y la rueda completa otro giro. La plataforma tecnológica permite la difusión mundial de esas ideas que a su vez motivan, en millones de personas, el deseo de hablar o escuchar. Con el lema “Ideas que merecen difusión”, TED es una comunidad global en busca de nuevas ideas y personas. Un equipo de 200 voluntarios realiza 21 000 traducciones anuales, a 40 idiomas, para facilitar el acceso a gente de todas las culturas que buscan una comprensión más profunda del mundo.

En el Ecuador hay tres organizaciones que se han sumado. Una en Guayaquil, TEDx Las Peñas y dos en Quito, TEDx Quito y TEDx La Carolina; una reunión se anuncia para el dos de agosto, justamente el día en que mataron en Quito a los próceres de la Independencia, los hombres y mujeres de ideas más avanzadas, los más valerosos y lúcidos. No se ha esclarecido todavía cuántos fueron, pero uno de los testigos citados por Gustavo Pérez R. dice que eran cerca de sesenta. Deben haber estado entre ellos la mayoría de los 36 que firmaron el Acta de la Independencia de 1809, porque su captura, por difundir ideas libertarias, era lo que buscaba la implacable cacería del conde Ruiz de Castilla con amenaza de muerte para quienes encubrieran a los patriotas.