De héroes y heroínas

La publicación del libro ‘Ecuador: La gesta del Cenepa’, se dice que “Es un homenaje a todos los héroes, aquellos que ofrendaron su vida defendiendo a la Patria, a los heridos y a los ilesos, a los que estuvieron en primera línea o en la retaguardia, a todos los bravos defensores de la heredad territorial del Ecuador”.

Al concluir el conflicto el Congreso Nacional aprobó la Ley Especial de Gratitud y Reconocimiento Nacional a los combatientes del conflicto bélico de 1995; en su considerando establecía: “Que es deber del Estado complementar la normatividad jurídica necesaria para reconocer y enaltecer el sacrificio de los ecuatorianos que han ofrendado su vida, o han quedado en situación de invalidez total o parcial, por actos de defensa de la soberanía e integridad territorial de la patria, así como para garantizar la supervivencia familiar y personal, con la dignidad y bienestar que les corresponde”; en 16 años de vigencia de esta ley jamás hubo problemas, peor reclamos.

La lista de héroes está publicada en el libro, son todos aquellos combatientes que se distinguieron por haber realizado acciones heroicas de gran valor y sacrificio, así constan en los partes de guerra.

La Asamblea aprobó la Ley de Héroes y Heroínas, publicada en el R.O. 399 del 9 de marzo del 2011. Establece que “La calidad de héroe o heroína únicamente se obtiene mediante trámite sumario sustanciado ante el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y de ellos saldrá el que tiene el rango de héroe o heroína nacional”.

El Ministerio de Defensa remitió al (Cpccs) un listado de los militares que ya eran beneficiados por la Ley Especial de Gratitud y Reconocimiento Nacional. Estos fueron condecorados con la Cruz de Guerra o se les otorgó Encomio Solemne, ya que participaron en los conflictos armados de 1981 (Paquisha) y de 1995 (Cenepa); quienes constan en este listado son declarados automáticamente héroes nacionales, haciéndose merecedores a los beneficios que contempla la misma ley. Publicada la lista, “ardió Troya”, se ha dicho que no son todos los que están, ni están todos los que son y provocó manifestaciones, incluso con actos y declaraciones grotescas, de ex combatientes que dicen ser perjudicados. Todos quienes participamos en la gloriosa gesta del Cenepa, cumplimos nuestro sagrado deber de soldados, pero héroes son solo aquellos que realizaron actos de gran valor y sacrificio.

“Cuando el héroe sobrevive a su heroicidad, su conducta, espejo para sus compatriotas, ha de ajustarse a normas de dignidad extrema, que no se desdigan de su pasado ejemplo, de su gloria pretérita, con energía de futuro para guía de otros luchadores y de otras generaciones”.

De héroes y heroínas

En los últimos días se han publicado noticias que tienen que ver con el reclamo de ex combatientes que participaron en los lamentables conflictos bélicos del año 1982 y 1995, quienes rechazan la no inclusión de sus nombres como héroes de guerra, en una larga lista que ha sido elaborada por el Ministerio de Defensa Nacional. Creo que a esta situación se llega por esa actitud dadivosa y dispendiosa del Estado Ecuatoriano y del Gobierno Nacional, que lamentablemente cree que con dinero público se puede atender cualquier necesidad, real o ficticia, de grupos poblacionales del Ecuador.

Para llegar a tener la categoría de ‘héroe’, quienes han intervenido en los conflictos bélicos antes señalados deben haber tenido actuaciones excepcionalmente valerosas, pues el resto de personas que participaron en estos estaban cumpliendo con su deber y obligación, ya que las Fuerzas Armadas se preparan precisamente para precautelar la integridad del territorio nacional.

Por lo tanto, de ninguna manera se puede aceptar que por el hecho de haber cumplido con su deber, todos los que estuvieron en estos conflictos deban ser considerados héroes; esta es una ‘aspiración’ que simplemente no puede ser aceptada.

En algún momento deberemos volver a la realidad económica de nuestro país y parar este dispendioso gasto público, que como vemos genera más de un problema, pues muchos a lo largo y ancho del Ecuador se sienten con derecho de participar en este festín.