Andrés Vallejo

Que hablen los ladrones

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 84
Viernes 18 de enero 2019

Los informes que entrega el PNUD, organismo de las Naciones Unidas, sobre el estudio realizado a cinco obras emblemáticas del gobierno anterior, sobrecogen el espíritu y dan la medida del despilfarro, la corrupción y la irresponsabilidad en el manejo de los fondos públicos. En cifras redondas, proyectos que debieron costar USD 2.500 millones, terminaron costando USD 5.000 millones. El doble. Por mala planificación, aumento de obra o corrupción. O, lo más probable, por las tres causas. El incremento de costos de los proyectos y su adjudicación sin licitación ha sido una constante: Coca–Codo-Sinclair, más de 600 millones de incremento. Las esferas de gas de Monteverde 250 millones más. Hay un listado de 41 obras viales secundarias –ninguna de las principales- contratadas con varias empresas -ninguna de las principales- en donde la diferencia entre el valor original de los contratos y el valor al término de los mismos, presenta una diferencia de USD 540 millones, 46% en promedio.

Ante los informes técnicos entregados por el PNUD, los ladrones deben ser identificados y juzgados y deben hablar, explicar, justificar. Si en cinco obras hay diferencias de precio de USD 2.500 millones, independientemente de si ese dinero fue a parar a sus bolsillos o no, y con mayor razón si no es ese el caso, los funcionarios del gobierno anterior deben explicarlo al país. Obras con fallas técnicas que impiden su funcionamiento adecuado y que ponen en riesgo su rendimiento y que obligan a invertir muchos millones más para salvarlos. Pero resulta que están callados. Nadie dice una palabra. Todos tratan de pasar desapercibidos. Los locuaces defensores de todo lo que se hacía o decía, que hablaban todo el día, que insultaban a todo el que se atrevía a discrepar u opinar en contrario, desaparecidos.

Callan. Como que ninguno ha tenido nada que ver con el gobierno al que sirvieron.

Que expliquen por qué gastaron USD 1.500 millones en la Refinería del Pacífico que no tenía estudios ni financiamiento, por qué pusieron 1.250 millones mientras el venezolano PDVSA, que tenía el 49% del capital, puso 250 millones.

Que expliquen por qué construyeron las esferas sobredimensionadas de gas en Monteverde al mismo tiempo que estimulaban el cambio de las cocinas de gas a inducción, para que se consuma menos gas.

Que expliquen por qué obligaron al diario EL COMERCIO a publicar una “aclaración” diagramada por el Gobierno, cuando basado en documentos oficiales reveló que Coca-Codo-Sinclair costaba USD 606 millones de más, cifra que se ha quedado corta ante la realidad y los daños que tiene esa central hidroeléctrica.

Que a más de los procesos de auditoría, control, fiscalía y aplicación de la justicia, los responsables de la contratación, ejecución y recepción de esos proyectos, hablen y expliquen al país sobre lo que en los informes de entidades internacionales calificadas se dice. Que no pasen de agache.