Fernando Sacoto

Recorte en Salud: otra mirada

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 11
Sábado 08 de diciembre 2018

Mientras en la proforma presupuestaria de 2018 se asignaron 3 573 millones de dólares para Salud Pública, en la proforma 2019 la cifra se redujo a 3 096. Si bien puede tener asidero la opinión del Ministro de Finanzas, de que la comparación debe realizarse con los 3 082 millones a ejecutarse en el presente año -lo que permitiría concluir que no hay recorte-, su razonamiento es impreciso.

Efectivamente; dado que el presupuesto para salud en 2018 estuvo sustentado, su incompleta ejecución no desvirtúa su validez referencial para incrementarlo en lugar de disminuirlo. No haberlo invertido según lo planificado implica que ciertas necesidades no se cubrieron. Entonces; o faltaron recursos -lo que cuestionaría la prioridad gubernamental de inversión social- o la gestión de salud fue inefectiva, lo que ameritaría una evaluación de competencias ministeriales.
Otra necesaria mirada al tema tiene que ver con la eficiencia en la gestión de salud. El estudio “Un gasto eficiente para vidas más sanas”, recientemente publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), categoriza a países según la eficiencia de sus sistemas de salud, utilizando ocho indicadores, entre ellos; acceso a servicios; inmunizaciones y gasto de bolsillo. Ecuador se ubica entre los “países con mal desempeño en cada uno de ellos”, ocupando el puesto 54, de 71 analizados.

El presupuesto nacional de salud creció a partir de 2007, de aproximadamente 400 millones a los actuales 3 000 millones de dólares.

Lamentablemente se orientó en la dirección errada, observada por el BID: “… servicios curativos de especialistas, centrados en el hospital, con atención más cara en lugar de atención preventiva”.

El estudio enfatiza en la Atención Primaria de Salud (APS), como un elemento clave para lograr eficiencia, que “… tiene que avanzar rápidamente para reducir gastos excesivos”. Con una APS accesible, oportuna y adecuada “en 2009 en América Latina y el Caribe se habrían prevenido 9,6 millones de hospitalizaciones evitables” que representarían 2,4% del gasto público total en salud.

A pesar de su importancia, la APS no despega en el país; al respecto, la página oficial del “Instituto Suramericano de Gobierno en Salud”, dirigido por la Ex Ministra de Salud Carina Vance, dice: “.. gran parte de los recursos humanos contratados (para APS) fueron reubicados a nivel hospitalario…prevalece un enfoque curativo….los hospitales están saturados… por una débil (APS); … el gasto no respondió a una planificación adecuada….lo que ha generado ineficiencia….”

Con niveles aún distantes de estándares internacionales, Ecuador necesita más recursos para salud, pero con eficiencia y calidad de gasto. Más dinero para la salud … pero también más salud por el dinero.