Farith Simon

La culpa es de Martha…

valore
Descrición
Indignado 27
Triste 10
Indiferente 15
Sorprendido 5
Contento 50
Lunes 21 de enero 2019

Podría pensarse que lo sucedido a Martha, drogada, golpeada y violada brutalmente por tres personas, dos de ellas sus amigos, generaría un rechazo social unánime. Que la indignación por un acto tan violento, doloroso y execrable se dirigiría a los abusadores, a las formas de entender las relaciones entre hombres y mujeres. Que no culparían a la víctima o que no se buscaría explicaciones o justificaciones para tan horrendo abuso, pero no, hay miles de personas que apuntan su dedo hacia la víctima y sostienen que las mujeres al vivir con normalidad, salir, beber, bailar o divertirse, incitan la violencia.

“Por santa le manosearon!!! hay babosas que no saben hacer respetar ya vieja de 35 años y seguro está hecha la quinceañera borracha”. “No hay que prejuzgar hay que ver qué hizo la chica, qué hacía ella sola con esos jóvenes mareados, pueden hacer cualquier cosa. La chica debió haber estado en casa”. “…[E]n conclusión ambos tienen la culpa la mujer que fue a ese bar y los amigos, si los amigos debían ser juzgados que así sea pero la lección es que la mujer violada debe saber elegir mejor a sus amigos y ser más prudente para no quedarse sola en un bar con hombres y peor si van a beber (sic)”. “Cadena perpetua para la mamá que no la cuida y le da permiso para que llegue al otro día borracha…yo no creo en la violación”. “Las mujeres que les encantan provocar y andan atrás de los hombres bien hecho”. “Se quedaba cocinando en su casa y vivía feliz, pero andan buscando diversión y los patos le salieron gansos”. “No creo que sean violadores, si la mujer está en un lugar sola con tres hombres creo que le gusta la parranda y no creo que hayan estado en sano juicio pues, la mujer de casa está en casa y no ofreciéndose al son del licor…”.

Todas estas son frases tomadas de las redes sociales, transcritas tal cual fueron escritas con sus horrores y errores ortográficos y gramaticales, son solo unos pocos ejemplos de la forma en que buena parte de nuestra sociedad entiende el rol, el lugar de las mujeres y la posición de los hombres.

Cada uno de los mensajes confirma lo que sostiene el movimiento feminista sobre la naturaleza de la violencia contra las mujeres, que no puede ser explicada exclusivamente como resultado de patologías individuales, de perversiones o de un tema de “gente enferma” (que por supuesto existe); que el problema más relevante que alimenta esa violencia es el rol que se asigna a las mujeres en nuestra sociedad, vistas como objetos para el placer, para la reproducción, para el trabajo del hogar. Los mensajes en las redes solamente son una expresión burda de esas miradas.

En todos estos temas hay una relación de poder, por ello cuando se exculpa o explica las acción de los victimarios a partir de lo que las mujeres hacen, cobra más sentido la lucha feminista por los derechos, porque lo sucedido con Martha es un recordatorio de que las mujeres no están “fuera del lugar” cuando luchan por la igualdad más allá del papel.